Sociedad Por las redes Lunes, 17 de febrero de 2020

Otra feroz golpiza a la salida de un boliche terminó con una chica desfigurada

Sucedió en Buenos Aires. Detuvieron a una joven de 17 años, pero luego fue liberada.

Por Redacción LA

Lo ocurrido con el joven Fernando Báez Sosa ha dejado una dolorosa e imborrable marca en el país. En la madrugada del sábado 18 de enero, un grupo de rugbiers lo atacó por la espalda y lo mató a golpes en Villa Gesell.

Gentileza/la100.cienradios.com.

Pero más alejado de esa zona turística, un hecho parecido ocurría en La Matanza, donde en la madrugada del 19 de enero se produjo un ataque de similares características. Hubo golpes desproporcionados, una joven de 17 años fue detenida por intento de homicidio y tiempo más tarde fue liberada, según la100.cienradios.com.

 

La víctima, una joven de 19 años llamada Priscila Barreto había salido a bailar con una amiga a un boliche. Dentro del local, una chica menor de edad comenzó a agredirla, haciendo alusión a su ropa y forma de caminar. Priscila hizo caso omiso a las provocaciones, pero la menor la amenazó: “Guacha, te voy a matar”. 

Según relató Priscila, la menor de edad junto a un grupo de cinco amigas la agredieron verbalmente e incitaron una pelea. “Fue a eso de las 7. Me empezó a insultar y junto con sus amigas me señalaba, me decía cosas. No sé si no estaría borracha o drogada”, contó la joven.

Priscila se encargó de advertir a los guardas del boliche de la situación. “Les dije lo que estaba pasando y me dijeron que tenía que comunicárselo a otros patovicas, no a ellos. Entonces no dije nada más y me quedé”.

Cuando Priscila salió del boliche acompañada de su amiga y otro chico, la menor que la había amenazado dentro del local la siguió en compañía de otra mujer. “Estaba en la vereda esperando a que mi amigo sacara el candado de la moto para irnos. En ese momento esta chica me llama y me invita a pelear, me agarra de los pelos, y me empieza a pegar”.

Así comenzó el irracional ataque que quedó filmado por una amiga de la agresora, algo muy similar a lo ocurrido en Villa Gesell. Rodillazos, trompadas en la cara, agresión desmedida hacia una joven que había evitado a toda costa cualquier tipo de pelea. Al otro lado, los patovicas miraban la pelea, tardaron en reaccionar y las terminaron separando.

 

Lejos de que el agresivo evento terminara allí, Priscila se sentó agotada en la vereda. Unos 15 minutos más tarde la agresora la volvió a ver y la increpó nuevamente: “Si vos querés pelear, la hacemos como vos quieras”. Seguidamente, un golpe en la cara y una patada, que recuerda a lo ocurrido con Fernando Báez Sosa en Villa Gesell.

Uno de los tíos de la víctima iba pasando por el lugar, la reconoció y la llevó inmediatamente al hospital Simplemente Evita, de González Catán donde pasó los primeros momentos y luego estuvo internada cinco días en una clínica. El parte médico reveló fractura de tabique, de pómulo y de la órbita ocular izquierda. Además, los golpes le causaron una “bolsa de aire” detrás del ojo, por lo que debe seguir un tratamiento para recuperar la visión en ese lado.

La traumática situación no terminó ahí. Mientras Priscila se recuperaba en el hospital, recibió amenazas de la agresora mediante Facebook. “Que te trague la tierra porque cuando te agarre te dejo peor. Yo no te tengo miedo. En la vida todo se paga y vos todo lo que estás haciendo me lo vas a pagar. Yo lo soluciono a las piñas. Ya estoy re zarpada de todo, ganas de morir ni compro. Yo voy a dar la cara, gila, porque yo te pegué sola”, le dijo. Por su parte, la madre de la joven agredida, agradeció a Dios que “esa patada no fue mortal”.