Sociedad Viernes, 18 de octubre de 2019 | Edición impresa

Fauna silvestre: diversas especies vuelven a poblar el Cordón del Plata

Cuises, chinchillones, hurones pumas y zorros colorados han aumentado su presencia en las más de 170 mil hectáreas que abarca el Parque.

Por Federico fayad - ffayad@losandes.com.ar

Hurones, cuises, chinchillones, pumas y zorros colorados han incrementado su presencia en las 175 mil hectáreas que abarca el Parque Provincial Cordón del Plata. Esto se debe, según indican, al control y fiscalización de actividades que realizan 7 guardaparques permanentes y los respectivos refuerzos de temporada. 

Este parque provincial recibió durante años la presión de la caza y captura para el comercio ilegal. “También hay crecido, de manera muy importante, la cantidad de guanacos. Tenemos registros de manadas de más de 100 animales de esta especie”, indicó Sebastián Melchor, director de Recursos Naturales de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial.

 

Según informaron e incluyendo a los animales mencionados, se pueden avistar, alrededor de 10 especies de mamíferos, más de 70 especies de aves y otros animales como sapos, lagartos y diferentes clases de insectos. 

Hurón menor. Los animales reconquistan diversas zonas.

Recordemos que el Parque Provincial Cordón del Plata pertenece al Sistema de Áreas Naturales Protegidas de la provincia de Mendoza, gestionadas por la Dirección de Recursos Naturales Renovables de la Secretaría de Ambiente.

 

Además y entre otras especies de fauna silvestre que se pueden observar dentro del Parque Provincial se encuentran guanacos, aves como el pato de torrente, picaflor cometa, chorlito de vincha, cóndor andino, tucuquere y otras. La protección de la flora andina es un factor de gran importancia a la hora de mejorar la calidad de vida de estos animales que encuentran en la vegetación, refugio y alimento para poder subsistir.

Para observar mejor

Desde la Secretaría explicaron que la presencia de Guardaparques provinciales en el área, permite el abordaje de la concientización a través de la Educación Ambiental, el control y fiscalización de actividades como la cacería furtiva, el trampeo de aves, la extracción de flora y el manejo de residuos sólidos dentro del Área Protegida.

 

“Es importante el ordenamiento de actividades turísticas o recreativas. Eso permitió que las actividades humanas estuvieran controladas”, señaló Melchor agregando que esta es otra de las razones por las que los animales comenzaron a aparecer en zonas en que antes no lo hacían. 

El Parque Provincial Cordón del Plata es una de las áreas protegidas más cercanas al Área Metropolitana y en ella se pueden apreciar fauna y flora en un ecosistema característico de la zona alto andina que encuentra en su extensión recursos hídricos protegidos como glaciares, vegas y arroyos que desembocan en el dique Potrerillos.

 

Melchor indicó además que no ha habido aumento de poblaciones pese a la mayor presencia y que para esto habría que hacer un estudio de otro tipo. “Lo cierto es que hay reconquistado zonas”, reafirmó el funcionario. 

Conectividad ecológica

Mantener y promover la conectividad es un objetivo primordial para la conservación de la naturaleza. La fragmentación del paisaje es una de las principales causas de la pérdida de funcionalidad de los sistemas y de declive de la diversidad biológica y geológica. 

 

Es por eso que estas acciones tienen como objetivo generar un corredor biológico de alta montaña, comprendido por Áreas Naturales Protegidas desde Malargüe hasta el límite con San Juan.

Pato de torrente. Diversos tipos de aves han ganado espacios.

“La conformación de este corredor sumó, en el último tiempo, 138.000 hectáreas pertenecientes a la zona de El Sosneado. Permite generar una unión entre las reservas Laguna del Atuel y Laguna del Diamante, sumándolas al corredor que ya comprenden con las Áreas Naturales Protegidas de Volcán Tupungato, Manzano Histórico, Portillo Piuquenes, Aconcagua y Villavicencio”, detallaron desde esta repartición gubernamental.

 

Resta decir que el Sistema de Áreas Naturales Protegidas de Mendoza está integrado por 19 reservas, de las cuales 17 son gestionadas por la Provincia. La suma de todas comprende el 13% de la superficie del territorio mendocino, extensión en expansión que permite acercarse a los parámetros internacionales sugeridos para la conservación del territorio natural.