Economía Jueves, 6 de junio de 2019 | Edición impresa

Faltan talleres para hacer la Revisión Técnica Obligatoria

El Gobierno espera poder cubrir todas las zonas a fin de que el programa comience a funcionar en enero de 2020.

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

El 1 de enero de 2020 debería comenzar a regir la Revisión Técnica Obligatoria (RTO) para todos los vehículos automotores, acoplados y semiacoplados mendocinos. Sin embargo, hasta el momento el Gobierno solo ha podido registrar seis talleres en toda la provincia y no puede garantizar que se respete la fecha estipulada. El principal problema es la suba de costos que provocó el aumento del dólar durante 2018, un factor que encareció los proyectos para los inversores.

Igualmente el Gobierno se encuentra cumpliendo con la “etapa de inscripción en el registro de talleres”. 

“Lo que ha dificultado la inscripción de inversores es que con el aumento del dólar el costo de equipamiento se duplicó. Esto ha demorado que los nuevos talleres se adecuen a las  normas, pero esperamos para septiembre u octubre contar con más. Ya tenemos seis, que están ubicados en distintas zonas de la provincia, en el Sur, en el Valle de Uco hay otro encaminado, en la zona Este y en Godoy Cruz, también”, explicó Hugo Fiorens, director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial.

 

El funcionario señaló que resulta complejo adecuarse a las normas de la Resolución 106, por la que la secretaría de Servicios Públicos reguló el sistema de RTO, si se considera que la empresa inversora no tendrá que tener otro fin social que no sea el de prestar servicios de revisión técnica. Además deberá cumplir con los requisitos técnicos y contables de la misma. “Los trámites llevan su tiempo y el inversor debe contar con terreno propio o al menos un contrato de alquiler por diez años en un predio que pueda contar con la correspondiente habilitación municipal”, agregó.

Costos y registros 

De acuerdo con Fiorens, si se descuentan los vehículos que no tendrán una antigüedad mayor a los tres años al momento en que comience a regir la RTO (enero de 2020), serán al menos 650 mil los automóviles que deberán obtener la credencial que acredite que están en condiciones de seguridad óptimas para circular por la vía pública.

“Si se realizara hoy la RTO el costo rondaría los $ 800 para los autos y los $ 600 para las motos. Cuando comience a funcionar seguramente habrá una modificación, pero no podemos hablar a futuro”, señaló Fiorens.

Sin embargo, el valor de la oblea “destinada a acreditar el cumplimiento de las revisiones técnicas necesarias para circular” se estableció en 17 Unidades Fijas (UF), de acuerdo con la resolución anteriormente mencionada. Los centros de Revisión Técnica Obligatoria por el servicio de inspección podrán solicitar en concepto de pago a los usuarios, incluida la oblea, un valor de hasta 74 UF para los vehículos de hasta 3.500 kg, 85 UF para los que superen ese peso y de hasta 53 UF para ciclomotores y motocicletas.

Las UF equivalen al precio medio de venta al público de un litro de nafta premium y se fijan a fin de año junto con la ley impositiva. A la fecha, los combustibles ya registran un aumento del 14% acumulado, por lo que se puede esperar que el costo de cada RTO se incremente al menos en la misma medida.

 

En cuanto a los registros, se espera que la cantidad se determine por zonas, y sea a riesgo de los inversores. Es decir que si “el parque automotor no amerita que haya un taller por departamento, se asignará uno por zonas, como por ejemplo San Martín en la zona Este. Por el contrario, en los departamentos más poblados como Las Heras o Guaymallén se espera que haya más”, según explicó Fiorens.

“La apertura a las inscripciones es abierta para todas las personas y empresas interesadas, quienes deberán analizar el riesgo de invertir en cada zona”, explicó el funcionario.

Ya se puede verificar

Si bien Fiorens explicó que no será exigible la oblea mientras no estén dadas las condiciones para ello, es decir mientras no haya disponibilidad de talleres y turnos, actualmente existen talleres que ofrecen servicios de Verificación Técnica Vehicular y que entregan certificados acorde con la ley nacional.

“Actualmente, cuando una persona sale de la provincia pueden pedirle el certificado, y los dos talleres que hay en la provincia que lo realizan tienen habilitación nacional. En principio, quienes tengan ese certificado podrán circular hasta la fecha de vencimiento.

Luego deberán hacer el trámite provincial (con aval nacional)”, comentó el director de la Unidad Ejecutiva de Seguridad Vial.

 

El cumplimiento va a ser progresivo. “Si no hay talleres en el sur” no se obligará a quienes tengan sus vehículos radicados allí. “Estamos trabajando para llegar con los tiempos, pero la idea es generar los elementos necesarios para que la persona tenga un taller en zona vinculante”.

¿Qué dice la ley?

Los controles que se realicen sobre los vehículos en los Centros de Revisión Técnica serán: sistema de frenado, dirección, suspensión, transmisión, rodamiento, iluminación, silenciador y sistema de escape, emisión de contaminantes y pérdidas de fluidos y numeración del motor, entre otros.

 

Además se verificará que el vehículo cuente con los accesorios de seguridad y elementos para emergencia tales como cinturones de seguridad, apoya cabeza y extintores.
 

Una licitación que la Corte frenó en 2015

El gobierno de Francisco Pérez empezaba su último año de gestión cuando licitó la concesión de la verificación técnica. La idea era adjudicar el servicio en toda la provincia a una sola empresa, que se estimaba facturaría unos $ 200 millones al año.

El 20 de febrero, cuando debían presentarse las ofertas, una firma interesada quedó afuera porque el Ministerio de Seguridad no le avisó que había cambiado el lugar del acto y llevó su reclamo a la Justicia.

En abril, con una resolución que hablaba de posibles irregularidades, la Corte decidió suspender el proceso. En diciembre de ese año, a días de haber asumido Alfredo Cornejo, levantó la cautelar. El nuevo gobierno anuló la licitación y decidió abrir el juego a todos los talleres que cumplieran los requisitos .