Fincas Domingo, 29 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Exportaciones: caída en agosto, pero balance anual en alza

En el octavo mes del año los envíos perdieron en valor y volumen, pero el acumulado del 2019 aún es positivo gracias al impulso del granel.

Por Juan Manuel Lucero - Especial para Los Andes

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) presentó el informe sobre las exportaciones vitivinícolas registradas durante el mes de agosto 2019. Según explicaron desde la entidad, se percibió una  caída del 3,8% en relación al mismo mes del 2018 para los vinos fraccionados y una retracción del 29,8% en los envíos de vinos a granel. En términos de valor, se midieron bajas del 1,6% y del 6,5% respectivamente. 

No obstante, según señala el informe, el volumen acumulado de vinos exportados entre enero y agosto mantiene un aumento del 17,9% en volumen respecto a igual período del año anterior, mientras que en valor FOB (libre a bordo por su sigla en inglés Free on Board) registra una baja del 0,2%.

 

Discriminando ese resultado por tipo de producto, se observa que los envíos de vinos fraccionados subieron 2,6% en los primeros ochos meses del año y el vino a granel creció el 67%, siendo este último el principal responsable del repunte general, más allá de la baja registrada en agosto.

Envíos de bajo precio

Según analizó el enólogo y otrora conductor de Bodegas de Argentina, Walter Bressia, el crecimiento de las exportaciones de vino a granel tiene dos caras:

“Un aspecto positivo es la salida de vinos que hace que disminuya la presión en el mercado interno. Gracias a la liberación de volúmenes, deja de pesar la oferta sobre la demanda”, explicó el bodeguero. 

 

“Lo negativo es que mucho de ese vino se fracciona con marcas de los importadores, en países como Bélgica e Inglaterra. Perdemos el origen”, lamentó.

El subgerente  de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas (Acovi), Nicolás Vicchi, analizó la situación y sostuvo que la exportación a granel tiene aspectos positivos por levantar las ventas, pero conlleva los riesgos propios de un commoditie. “En una época de superproducción mundial, si no somos competitivos, perdemos mercados, pero si hay demandas mayores por malas cosechas, tenemos oportunidades”, comentó. En ese sentido Vicchi opinó que Argentina “no puede guiarse por momentos de viento a favor espasmódicos”.

 

El mercado de mostos

El informe del INV muestra un escenario ambiguo para las exportaciones de mosto, ya que en agosto crecieron 26,4% en volumen, pero se mantuvieron sin cambios en valor (-0,1%). Una situación similar se advierte en el acumulado de los primeros ochos meses del año, con un incremento del 33,9% en volumen, pero una leve retracción del 0,3% en valor.

En diálogo con Los Andes, el presidente de la Cámara de Exportadores de Mosto, Fernando Morales, analizó esta situación. “Venimos muy bien en volumen, pero el precio viene mal (en los primeros ocho meses del año, el valor internacional del mosto sufrió una caída de U$S 1.384 a U$S 1.087 por tonelada) y la facturación termina siendo casi igual a la del año pasado”, analizó.

 

De todas formas, el balance general del sector es positivo. “Veníamos de dos años muy complicados (2016 y 2017). En 2018 la situación se fue regularizando y 2019 va a ser bueno”, puntualizó. 

El 2018 cerró con un total de 105 mil toneladas exportadas y desde el sector estiman que el 2019 cerrará por encima de las 130 mil toneladas de mosto enviadas al exterior. El sostenimiento y crecimiento de los volúmenes aporta a la estabilidad del sector. Es que en el caso de los mostos, se observa un fenómeno a la inversa del mercado de vinos, dado que la exportación aporta un 95% de los recursos y solo el 5% está dirigido al mercado local. 

 

“Este tipo de edulcoración se valora mucho en el hemisferio norte. Allá se tiene una mayor valoración y se paga la diferencia”, señala Morales. 

Por otro lado, el presidente de la Cámara de Exportadores de Mosto, advirtió que es necesario fortalecer la cadena de valor de toda la industria vitivinícola. En ese sentido, Morales ponderó el trabajo realizado por el gobierno de Mendoza: “han tratado de colaborar con la vitivinicultura fortaleciendo el precio del vino. La idea es levantar el valor del tinto genérico y con eso movilizar toda la vitivinicultura”.