Sociedad Vendimia Martes, 12 de marzo de 2019

Alicia Casares, directora de Vendimia: “Hubo excelente crítica de la gente y de la prensa”

La responsable de “Tejido en tiempo de Vendimia” hizo su balance tras las tres noches de la fiesta en el Frank Romero Day.

Por Redacción LA

Ya más relajada, el día después de la última repetición de la Fiesta Nacional de la Vendimia, Alicia Casares, su directora compartió sus emociones y experiencias.

En diálogo con Canal 9 Televida, la directora de “Tejido en tiempo de Vendimia” habló de todo.

“Felices, hemos recibido excelente crítica de la gente y de la prensa, no podemos pedir más, no me cabe el afecto en el pecho, de los artistas, la gente que participó, el público, la gente en la calle, agradecer a Dios y al universo lo que está sucediendo.

 

“Todos hemos trabajado mucho y en conjunto, me decía mi maestra Gladis Ravalle que estaba todo muy tejido, no prevalecía lo folclórico sobre lo contemporáneo, era todo unido, música, texto, danza, el teatro, las pantallas y han sido reuniones y reuniones de equipo donde todos opinaban y se iba combinando. La pantalla de sombra con la pantalla led, con los aéreos y eso se ha percibido, como se percibe la energía, la sonrisa de los bailarines”.

Por su parte, destacó la labor de los bailarines: “Me han dado mucho afecto y yo los he cuidado porque es mi forma de trabajar, así trabajo en la Universidad, cuido a mi gente y eso se percibe, la devolución que tengo es un pecho donde no me entra el corazón del orgullo”.

 

El domingo se lució más porque por la lluvia del sábado hubo cosas que no pudieron hacer bailarines y acróbatas. Había zancos, yo les decía que se cuidaran, yo dije que no salieran los zancos con tanta agua, salió precioso el sábado pero estaba como medida porque la orden era que nadie se lastimara”.

Alicia Casares | Gustavo Rogé / Los Andes

En cuanto a las críticas de la prensa comentó: “Siento que la prensa fue benévola, incluso los que dicen que tuvo mucho de innovadora pero que no terminó de patear el tablero, no era mi intención, mi intención era mezclar lo tradicional con lo innovador y eso se logró, de ahí en más eso puede gustar más a unas personas que a otras, pero en general la crítica de la prensa ha sido excelente”.

Con respecto a la escena del malambo, Alicia Casares expresó: “En esa escena, como él es un peón golondrina, lo que hacían los acróbatas era mostrar elementos de labranza de los distintos lugares y estaba unidas por el pericón entonces, había que terminar con un malambo que uniera todo”.

 

Sobre la Virgen de la Carrodilla comentó: “Quisimos hacerlo de otra manera, el texto decía pies de rocío calma los cielos, manta de miel cubre nuestro trabajo y de esa frase surgió esta idea de que el manto nos protege, estaba la lluvia, los artistas salían corriendo como bajo la lluvia y el manto era la virgen, el que nos protegía”.

Sobre los comentarios que hubo sobre los pañuelos verdes, que salió mucho ese color, la directora de la fiesta contestó: “Nada que ver, el verde ha sido por las viñas, no ha tenido ninguna connotación, de hecho el final era celeste”.

Con respecto al beso final de los protagonistas acotó: “Lo llamábamos el besazo, eran 50 Mariela y 50 José, les decía que cada uno bese como quiera pero los protagónicos se tienen que besar y se lo tomaron en serio”.

Asimismo, Casares habló sobre la participación de su hijo, Iván Keim: “Él está profundamente conmovido también, muy integrado con todos los artistas, vino gente de Alemania a verlo, de Buenos Aires y encontrarse con la familia, hacía muchos años que no venía a Mendoza. Lo vi muy profesional, llegaba a los ensayos antes, empezaba a precalentar y decía que tenía que llegar temprano y después se tomaba 15 minutos para tomar mate con la gente, intercambiar, lo veías por todas partes, si no estaba en una escena estaba ensayando otra parte. Yo en la Vendimia no es que lo miraba a él, miraba el todo, por supuesto que enfocaba la mirada en él como en tantas cosas, yo miraba el conjunto”.

 

Finalmente, Casares habló sobre los elementos de innovación que se podrían dar o no en la fiesta. “En esta fiesta se dejaron de lado varios tópicos, no hubo San Martín, inmigrantes, huarpes, tuvo mucho de innovación. No se puede innovar totalmente la fiesta porque dejaría de ser la Fiesta Nacional de la Vendimia, porque la gente quiere ver lo nuestro. Quise poner la amalgama entre lo tradicional y lo nuevo, más integración de las artes”.