Mundo Lunes, 21 de octubre de 2019 | Edición impresa

Evo Morales y Carlos Mesa van a una segunda vuelta

El presidente obtuvo poco más del 45% de los votos, mientras que su principal opositor rozó el 38%

Por Redacción LA

El presidente de Bolivia, Evo Morales, logró poco más del 45 por ciento de los votos ayer en las elecciones , mientras que el exmandatario Carlos Mesa rozaría el 38%, con lo que ambos irían a una segunda vuelta, según los datos preliminares de las elecciones de ayer publicados por el órgano electoral boliviano.

Los datos indicaban que el presidente boliviano alcanzaba un 45,71 por ciento, incluyendo el voto en el país y en el exterior.

 

El opositor Carlos Mesa se situaba con el 37,84 por ciento, cuando ya había sido escrutadas el 83 por ciento de las actas, unos cinco millones de votos de un padrón electoral de 7,3 millones.

Estos porcentajes representan una ventaja del 7,87 por ciento para Morales, insuficiente para proclamarse vencedor.

 

La ley electoral boliviana da ganador a quien supere el 50 por ciento o alcance el 40 con diez puntos de ventaja sobre el segundo, pero si no se logran estos porcentajes, los dos más votados irían a segunda vuelta.

El mandatario boliviano es el candidato a la reelección por el gubernamental Movimiento al Socialismo (MASI), mientras que el expresidente Mesa encabeza la candidatura de la alianza opositora Comunidad Ciudadana.

 

La sorpresa

A continuación se sitúa el pastor presbiteriano de origen coreano Chi Hyun Chung, del Partido Demócrata Cristiano (PDC), con el 8,74 por ciento, la sorpresa de estas elecciones, seguido del senador Óscar Ortiz, de la alianza Bolivia Dice No, con el 4,32.

Las otras cinco candidaturas opositoras quedan por debajo del tres por ciento que establece la ley del país para que puedan mantener su personalidad jurídica.

 

Los resultados son provisionales y los definitivos pueden tardar días, de acuerdo con la normativa electoral boliviana. De confirmarse los datos, sería la primera vez que el actual presidente boliviano no gana en primera vuelta desde que llegó al poder en Bolivia por primera vez en 2006.

 

La  Constitución Política del Estado (CPE) establece que la segunda vuelta debe realizarse en un plazo no mayor a los 60 días, a partir del día de votación entre las dos candidaturas más votadas. Se proclamará ganadora a la que logre la mayoría de los votos.