Mundo Miércoles, 26 de junio de 2019

El enigmático mensaje que escribió una mujer luego de volver de la muerte

Sufrió un paro cardíaco y, tras varios intentos de reanimación, lograron salvarla. Al reaccionar, se desesperó por contar lo que vio.

Por Redacción LA

Una mujer que estuvo muerta durante 27 minutos luego de sufrir un paro cardíaco fue reanimada por su esposo y luego por un equipo médico, tras lo cual regresó a la vida y alcanzó a escribir en un extraño papel un mensaje casi indescifrable que decía "es real".

 

El particular suceso ocurrió en Phoenix, EE.UU. el año pasado y tomó relevancia ahora debido al testimonio de Tina, la protagonista de la historia, y de Brian Hines su marido. Todo sucedió cuando Tina se disponía a realizar una caminata junto a su esposo, pero en un brusco movimiento terminó cayendo al suelo casi inconsciente.

Tras los primeros segundos, Brian comprendió que su compañera estaba sufriendo un paro cardíaco por lo que comenzó a practicarle maniobras de reanimación (RCP) durante varios minutos. Cuando llegó el servicio de emergencia la víctima fue trasladada al hospital más cercano.

El extraño mensaje que escribió Tina Hines al volver de la muerte. Foto: Facebook

Los médicos que la atendieron confirmaron que el corazón de Tina se paró durante 27 minutos y que en ese lapso debieron utilizar el desfibrilador seis veces para reanimarla. Lo sorprendente de la historia es que al despertar la mujer pidió desesperadamente a sus familiares algo para escribir porque quería transmitirles un mensaje y no podía hablar.

Con las pocas fuerzas que tenía alcanzó a anotar unas letras superpuestas y desalineadas que a simple vista eran una suerte de mensaje encriptado e indescifrable que llenaron de incertidumbre a los familiares que la veían escribir. Al ser consultada por el significado, Tina solo se limitó a señalar al cielo.

 

Tras su recuperación, la mujer finalmente reveló es significado del mensaje: en los 27 minutos que su corazón se detuvo ella vio a una figura que parecía Jesús, de pie frente a unas puertas negras que daban paso a una luz brillante. "Era muy real, los colores eran muy vibrantes", concluyó.

Aunque la ciencia ha descubierto que en algunos animales el cerebro elabora imágenes durante casos de paros cardíacos, la experiencia que atravesó Tina Hines no pudo ser catalogada ni como real ni como producto de alucinaciones.