Sociedad Viernes, 19 de julio de 2019

Este test de manchas promete develar aspectos ocultos de tu personalidad 

Se trata de una especie de prueba publicada en el libro Psychobook de Julian Rothenstein. ¿Te animás a hacerlo?

Por Redacción LA

Un breve test de personalidad basado en imágenes similares a las del famoso Test de Rorschach promete develar aspectos ocultos de la personalidad. Se trata de una especie de prueba publicada en el libro Psychobook de Julian Rothenstein.

El ejemplar agrupa una serie de tests y cuestionarios psicológicos que han estado custodiados durante mucho tiempo por el secreto profesional.

Sin embargo, la periodista Amber Brenza de Goodhousekeeping.com se tomó el trabajo de seleccionar uno de las tantas pruebas y publicar sus respuestas. Te invitamos a ojear las imágenes y descubrir que dicen de vos.

Si ves:

Un pollo asado: puede tener algunas dudas sobre lo que está haciendo, pero en general, te sentís muy centrado y claro acerca de tus necesidades.

La caricatura de un gato gritando: sos un solucionador de problemas y te gusta que tu voz sea escuchada. Te gusta la negociación y el conflicto.

Una mujer sin rostro, un juez o una persona con peluca: indica poca paciencia. Establecés altos estándares para vos mismo y esperas lo mismo de los demás.

 

Una mujer que ha golpeado a su marido hasta la muerte: no estás interesado en un domingo por la mañana, un tipo de amor fácil. Necesitás chispas en tu vida.

Alguien con un par de fórceps: todo se trata de ser fiel a ti mismo, y si a la gente no le gusta, bueno, ese es su problema.

Un cohete o una torre: sos un trabajador duro y muy respetado, profesionalmente, pero es posible que necesites relajarte un poco en tu vida privada.

Si ves:

Un hombre fuerte flexionando: sos altamente capaz y competitivo. Tenés una vara alta pero siempre estás listo para un nuevo desafío.

Cuernos de carnero: sos disciplinado y confiable. Sabés lo que estás haciendo, lo que inspira a los clientes y colegas, pero también sos una persona muy nerviosa y estresada.

Un escorpión: estás muy en sintonía con vos mismo, pero podés perderte debido a pequeños cambios en la dieta o al dormir porque sos muy sensible físicamente.

 

Una langosta o camarón: sos romántico, pero cauto. No estás seguro si querés sacrificar su tranquilidad mental por la imprevisibilidad de una relación.

Trompas de Falopio: estás paralizado en este momento, en forma privada o profesional. La realidad a menudo no alcanza tus expectativas y tus logros no parecen ser suficientes.

Si ves:

Dos figuras inclinadas hacia adelante rezando: sos una persona paciente y cerebral. No te conformas con nada menos que lo mejor.

Un auto de carreras o dos cachorros peludos, bebés o demonios: tenés una gran imaginación. Sos instintivamente metafórico y podés ver fácilmente las cosas desde el punto de vista de otras personas.

Una silla de dentista o de peluquero: sos sensible y generoso, y te tomás las cosas con mucho dolor. Sos transparente con tus sentimientos y prefieres ambientes simples y tranquilos.

 

Una mujer acostada con las piernas abiertas: te distraes fácilmente. Deseás el equilibrio en tu vida y prestás especial atención a las sensaciones físicas.

Dos fuerzas oscuras a punto de invadir una figura: constantemente empezás algo y lo dejás sin terminar. Todo es un "trabajo en progreso".

Si ves:

Un escarabajo: el éxito es algo natural para vos. Sos trabajador y sabés cómo manejar casi cualquier situación. Establecés planes y los seguís.

Un par de avestruces o emús enfrentándose: te encanta el glamour y la buena vida. Conocés  los lugares más populares de la ciudad, pero tenés algunas luchas internas en marcha.

Dos pares de colibríes, batiendo alas: amás las cosas hermosas y estás constantemente en movimiento, buscándolas.

Gafas de sol, un corpiño o una barba: sos un poco materialista. Te gusta disfrazarse, pero a menudo buscás soluciones externas (un auto nuevo o ropa nueva) para problemas internos.

Un esqueleto o huesos: te sentís como si estuvieras en una calesita; como que la vida siempre se repite. Sentís la necesidad de correr más riesgos emocionales.

Una figura voladora, un extraterrestre con pies gordos o una mujer en bikini: sos muy confiable en un momento difícil. Te gusta estar en contacto con amigos con los que no has hablado durante un tiempo.

Si ves:

Pensamientos (flor) o un ave del paraíso: sos encantador y considerado, pero modesto. Te encantan las discusiones y, en general, te gustan las personas y lo que puedes aprender de ellas.

Flores prensadas: fuiste objeto de mucha atención cuando eras niño y podés tener expectativas demasiado altas de vos mismo.

Una polilla, mariposa o libélula: sos una persona muy independiente. Te atrae la atención, pero sabés que tiene un costo. No podés soportar que te digan qué hacer.

Ojos en la oscuridad con luces intermitentes encendidas: vivís dentro de tu propia cabeza y pensás las cosas exhaustivamente.