Mundo Sociedad Jueves, 26 de marzo de 2020

Los falsos negativos de test rápidos comprados a China encienden las alarmas en España

Se trata de reactivos que le había comprado a ese país por la emergencia. Tras las fallas, el gobierno español recomiendan no usarlos.

Por Redacción LA

España compró un cargamento con test rápidos a China, con el fin de detectar el coronavirus. Sin embargo, las pruebas arrojaron una gran cantidad de falsos negativos, por lo que desde el país europeo recomiendan discontinuar su uso.

 

Es que, según explico la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología en un comunicado oficial se aumenta el riesgo de descartar pacientes que podrían contagiar de coronavirus a otros, sin saberlo.

Según publica el portal Infobae, la entidad habría realizado ensayos preliminares en los reactivos que importó desde el gigante asiático. Los resultados concluyeron en darle continuidad a la prueba inicial (PCR) que si bien tarda más, es la más eficiente hasta el momento. “No detectan los casos positivos como era de esperar”, señala una fuente que participó en las pruebas.

Los tests de diagnóstico rápido, que fabrica la empresa china Bioeasy, tienen una “sensibilidad” de 30%, muy inferior al 80% recomendado para que tengan una validez científica. Por lo, que para los científicos no tiene “valor” usar este método.

 

Nos dieron 8.000 test sin haberlos validado, y gracias a la prudencia de la Consejería de Sanidad no se hizo distribución masiva”, aclaró una fuente de la Comunidad de Madrid, citada por el periódico El Mundo. No obstante, las denuncias que se expresaron públicamente, llegaron a oídos de la embajada de China en España. En este respecto, las autoridades asiáticas aseguraron que la firma Bioeasy no está incluida en la lista ofrecida por Beijing sobre proveedores clasificados y no cuenta con la licencia de las autoridades médicas para vender sus productos.

Hasta el momento las autoridades sanitarias españolas habían asegurado, que como el segundo país con mayor circulación del virus, habían adquirido 640 mil reactivos rápidos y que ayer se encargaron 5,5 millones de pruebas más. Sin embargo, no trascendió si dichos tests son del mismo proveedor chino.

 

En tanto, la portavoz del Gobierno español, la ministra María Jesús Montero, calificó de especuladores a quienes “se aprovechan” de la situación crítica sanitaria que vive el mundo. Además, indicó que algunas empresas no están cumpliendo con los plazos de entrega de los productos. Inclusive señaló que se la verdadera “guerra” está en la necesidad de cada país de “hacerse” de barbijos, respiradores y demás elementos de protección.