Sociedad Domingo, 22 de septiembre de 2019 | Edición impresa

La matrícula de las escuelas técnicas creció 25% en tres años

En relación a 2016, hoy hay 7.118 alumnos más en estos establecimientos. Aseguran que, al mismo tiempo, bajó el porcentaje de abandono.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Por los continuos vaivenes de nuestro país, a partir de la década del 90 la escuela técnica parecía destinada a desaparecer. Todo apuntaba a la flexibilización de la currícula e incluso a la eliminación de su característico sexto año, pero hoy el panorama es distinto. Estos establecimientos son cada vez más valorados e incluso han experimentado un fuerte crecimiento en su matrícula. 

Actualmente en las 80 escuelas técnicas de la Provincia hay 35.429 alumnos, un 25% más que los 28.311 que había en 2016. En términos absolutos son 7.118 chicos más en cuatro años, según un informe elaborado por la Dirección General de Escuelas.

 

Entre las carreras que marcan este crecimiento en la cantidad de estudiantes aparece en primer lugar (32%) las relacionadas con electricidad, electrónica, electromecánica y mecánica. Mientras que en segundo puesto (28%)se ubican las agropecuarias y frutihortícolas y en tercero las que apuntan a las construcciones edilicias. De hecho, el primer grupo creció más de un punto porcentual en relación a 2016 y desbancó a las agropecuarias, que durante ese año se ubicaban en primer lugar.

Para Carlos Daparo, director de Educación Técnica y Trabajo de la DGE, este aumento en la demanda de las electrónicas tiene que ver con que se las relaciona con la robótica y el conocimiento. “La revolución industrial que vivimos hace que los chicos estén más cerca de la tecnología y que elijan cada vez más carreras relacionadas como electricidad, electrónica y electromecánica”, explicó. A su vez aclaró que las carreras agropecuarias y relacionadas con construcciones se han mantenido y que también, aunque en menor medida, tienen relación con la tecnología. En la información brindada por la DGE, en cuarto lugar figuran las especialidades de minería, química y textil (12,08%) y en quinto las industrias de procesos (11,50%).

 

Menor desgranamiento

Con respecto a los 7.118 alumnos que se sumaron a las técnicas en 4 años, Daparo precisó que no corresponden únicamente con un mayor número de ingresantes, sino también con una disminución en el abandono durante en los seis años de la escuela técnica. 

De hecho según el informe, en 2016 el porcentaje de desgranamiento en promedio fue del 20,09%, en 2018 descendió a 16,68% y estiman que para 2019 será inferior a 15,8%. “Tenemos menos desgranamiento, lo que quiere decir que más chicos que ingresaron al sistema educativo técnico se han mantenido”, resaltó el funcionario.

 

Para el director de Técnica esto se atribuye a una serie de políticas a largo plazo que implementaron desde que asumieron la gestión y que tuvo que ver con diferentes aristas como la capacitación docente, vinculación con el sector productivo, mayor inversión, incorporación de tecnología, entre otros. Pero además mencionó el rol de las comunidades educativas. “Los verdaderos gestores de esto son los profesores, los maestros de taller, los directivos que han recuperado el espíritu, la garra de capacitarse”, aseguró. Asimismo reconoció que cuando asumieron la escuela técnica vivía una “crisis de identidad” que llevaba a que la demanda fuera mucho menor. “Hoy estamos saturados, se ha revertido absolutamente”, subrayó.

Por su parte el titular de la DGE, Jaime Correas, destacó que atribuyen este cambio en la educación técnica a una política integral. “Es todo un conjunto de cosas que van produciendo leves mejorías y si las sostenés en el tiempo mejorás el sistema”, manifestó. En este sentido Correas mencionó como fundamental el puente con la tecnología. “Por eso fomentamos el Infinito por Descubrir, las Olimpiadas de Informática, entre otros, que van entusiasmando y conteniendo a los chicos”, expuso.

 

Experiencias escolares

Si bien siempre tuvieron una demanda importante, en la escuela Gabriel del Mazo de Godoy Cruz -donde ofrecen la modalidad de electrónica y automotriz-, han notado un mayor interés de los alumnos. “Este año hemos observado mucha inscripción de abanderados y escoltas, nos eligen mucho más que otras años”, aseguró la regente Laura Zárate. 

Un alumno en plena tarea en un taller de Electricidad, una modalidad de las más elegidas. | Orlando Pelichotti / Los Andes

Ella recordó que tiempo atrás podían tener cursos de 20 alumnos, pero que ahora les resulta imposible ya que necesitan que los cursos sean de 32 estudiantes. 

 

“Yo creo que hay más valoración por el título que tiene la escuela técnica, ya que tienen mucha salida laboral y también acceso a la universidad”, manifestó la directiva. Para la mujer parte de la demanda tiene que ver con que son la única técnica que ofrece la modalidad automotriz. “Igualmente electrónica viene creciendo mucho, antes era siempre mayor automotriz, pero ahora estamos en un 50 y 50”, detalló.

Por su parte Eduardo Manjon, coordinador el área de Química de la escuela Homero Manzi de Las Heras, recordó que hace unos 4 años sufrieron una pérdida muy importante de alumnos. “A nosotros nos castigan dos problemáticas concretas: por un lado, estamos en una zona que tiene otras necesidades sociales pero, además, son pocos los egresados que han conseguido un beneficio extra por tener el título de técnico”, señaló.

 

Sin embargo recalcó que con mucho esfuerzo por parte de la comunidad docente desde hace dos años lograron revertir esta situación. “Se hizo mucha promoción en las primarias de la zona y nos enfocamos en mostrar lo que se hace, lo que nos llevó a mantener los tres cursos en primero y a estar casi completos”. Según su visión, si bien se ha comenzado un camino de recuperación de las técnicas, en su caso la preocupación y el fantasma del cierre de cursos todavía está presente.

En tanto Guillermo Pierre, maestro de enseñanzas prácticas de la escuela Ingeniero Antonio Arboit, de Junín, reconoció que nunca tuvieron problemas con la matrícula, ya que son una de las escuelas más solicitadas del Este. “De hecho quedan muchos chicos afuera. Entran principalmente abanderados, escoltas y hermanos”, relató a la vez que informó que tienen una matrícula de 1.100 alumnos y que ofrecen tres modalidades: industria de procesos, química y electricidad. 

 

Lo que ha observado es una falta de recursos económicos. “El dinero que llega nunca alcanza porque la matrícula es muy grande y los insumos que necesitamos muy costosos”, comentó. “Recién hace 10 días atrás nos llegaron 3 impresoras 3D, pero sin computadora por lo que no las podemos instalar y sin capacitación previa de docentes”, se lamentó.

Inversión educativa

Uno de los aspectos que remarcaron los funcionarios de la DGE fue la importante inversión realizada en las escuelas técnicas durante los cuatro años de gobierno. Entre distintos programas destinados a equipamiento escolar, capacitaciones, olimpiadas, infraestructura, entre otros, se distribuyeron entre 2016 y 2019, más de 318 millones de pesos en las escuelas técnicas. A lo que hay que sumarle 22 millones de la reciente entrega de 300 impresoras 3D que además de las técnicas llegaron a Centros de Capacitación para el Trabajo (CCT) e Institutos de Educación superior relacionados con la técnica. Los fondos invertidos provienen del Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET) y son recursos de la coparticipación provincial.