Por las redes Jueves, 14 de noviembre de 2019

La macabra historia del "monstruo" de Ecatepec: pide beber sangre para calmarse

Se trata de un asesino serial que mató, junto a su pareja, a una decena de mujeres en México. Se cree un "demonio".

Por Redacción LA

El asesino serial Juan Carlos Hernández es conocido en México como "El Monstruo de Ecatepec" y  pasa los días aislado en una celda del penal de Chiconautla con una hora de sol diaria. Debido a su fama y la crueldad de sus crímenes a las mujeres se le prohíbe estar con otros prisioneros porque no sobreviviría un minuto entre la población penitenciaria, informó Clarín.

 

Un medio local realizó un informe periodístico donde supo que, según los custodios de la cárcel, el hombre les ha dicho que siente la necesidad de beber sangre humana cada tres mesesPatricia Martínez, su mujer y cómplice en más de diez femicidios, le dijo que se corte los dedos y que tome su propia sangre porque "es lo único que puede calmarlo".

Hernández fue denominado junto a su pareja como los "Monstruos de Ecatepec" por el asesinato de al menos ocho mujeres. Ambos ya suman 287 años de cárcel cada uno tras dos nuevas condenas, informó hace unos días la Fiscalía del céntrico Estado de México.

En un comunicado, la fiscalía estatal informó de la condena a 53 años y cuatro meses de prisión para ambos delincuentes por la muerte a una menor de 17 años de edad en el mes de febrero del año 2018. Así como otra condena de 40 años por su participación en el fallecimiento de una mujer de 33 años en el mes de enero de 2017.

Con estas dos condenas, los asesinos acumulan ya un total de 287 años de prisión cada uno, teniendo todavía pendientes otros dos procesos en su contra, uno por femicidio y otro por desaparición.

Juan Carlos Hernández y Patricia Martínez, su pareja. | Gentileza- Clarín

Hernández y Martínez fueron detenidos el día 4 de octubre de 2018, en calles de la colonia Jardines de Morelos, en el municipio de Ecatepec, uno de los más peligrosos para las mujeres en México, siendo el que más femicidios registra de todo el país. El día que fueron detenidos transportaban en un carrito un torso humano que iban a tirar al basurero.

Ella solía hacerse amiga de las mujeres que iban a matar. Las atraía a su domicilio con el fin de que tuvieran relaciones con Juan Carlos. "Mi relación con Patricia es como la de los leones, la leona trae la comida y él espera", confesó el hombre frente a peritos psicológicos. De acuerdo con el perfil al que accedió el medio mexicano, él se considera "un demonio", aunque siempre "evade hablar de eso".

 

El informe aseguró que se muestra muy cortés cuando no tiene el control y agresivo cuando sí se siente bajo su dominio. Su autoestima es alta y se sobrevalora: considera que le agrada mucho a las mujeres y "que tiene facilidad para convencerlas". Además, dijo que su único error fue matar mujeres que vivían cerca y que si sale volvería a matar sin dudarlo.

Según consta en las investigaciones, el hombre iba a matar a su actual mujer, pero no lo hizo "porque le gustó". Asesinó a la primera muchacha sin que ella lo sepa, pero vio que "también le provocaba placer matar", por lo que ambos se complementaron.

Este caso conmocionó a la opinión pública mexicana ya que mostró la enorme crisis de violencia que vive el país, especialmente para las mujeres.