Turismo Domingo, 5 de mayo de 2019 | Edición impresa

Equipaje: se puso 4 kilos de ropa para no pagar el exceso

La pasajera Natalie Wynn, que volaba de Manchester a Canarias se colocó varias prendas para aligerar el peso de su equipaje.

Por Redacción LA

Todo empezó cuando en el momento de abordar el avión, un oficial de seguridad le dijo que su equipaje excedía el peso permitido para la cabina -superaba los 9 kilos y el límite era 6-. Entre las alternativas estaba despachar el equipaje, pero eso suponía pagar un extra.

 

La pasajera Natalie Wynn, que volaba de Manchester (Reino Unido) a Fuerteventura (Canarias) para sus vacaciones, no lo pensó demasiado: abrió la valija y, una a una, empezó a colocarse varias prendas con el objetivo de aligerar el peso de su equipaje.
Vestidos, camisas y pantalones superpuestos... a Natalie no le importaba hacer el ridículo. Solo quería evitar gastar el dinero que llevaba para sus vacaciones: le pedían 75 euros para despachar la valija y ella solo tenía 69, además de los pasajes y una estadía all inclusive que le garantizaba gastos mínimos en sus vacaciones. 

 

Una vez terminada la “operación”, el cuerpo de Natalie pasó a tener 4 kilos más, todo en ropa: 7 vestidos, 2 pares de zapatos, 2 pares de shorts, una pollera y un sweater.
Tras la sensación de haber ganado la batalla vino el pase de facturas: el calor provocado por el exceso de ropa. “Sentí que me iba a desmayar. Me estaba asando”.

 

Lógicamente muchos compañeros de viaje se rieron de la situación, pero nadie la increpó ni maltrató. Al llegar a destino, lo primero que hizo fue deshacerse rápidamente de toda la ropa.