+ Deportes Martes, 14 de enero de 2020 | Edición impresa

Enrique Setién: nuevo DT de Messi, con ADN culé 

Admirador de Johan Cruyff y de la forma de jugar que impulsa el Barcelona, Quique se convirtió en el flamante técnico blaugrana.

Por Redacción LA

La derrota en semifinales de la Supercopa de España caló profundo en el FC Barcelona.  Ernesto Valverde, quien ya era mirado de reojo desde la temporada anterior, se quedó sin respaldo en la comisión directiva y a pesar de que el club Blaugrana se encuentra líder del torneo español junto al Real Madrid, finalmente Josep Maria Bartomeu (presidente) y Eric Abidal (secretario técnico) decidieron terminar con el ciclo del entrenador. Mientras esa reunión se desarrollaba, los nombres de los posibles postulantes al banquillo aparecieron como una ráfaga de viento. Se habló de Mauricio Pochettino y hasta de Gabriel Milito, sin embargo el hombre elegido es Enrique Setién.

 

Su curriculum. Fue un jugador de clase y talento, que entre 1977 y 1996 dejó su huella en el fútbol español. Jugó en Racing de Santander (dos etapas), Atlético Madrid -levantó la Supercopa de España de 1985-, Logroñés y Levante. Era un “10” clásico, que sabía cómo manejar los tiempos del juego. Sus características eran similares a las de Andrés Iniesta, aunque jugaba más adelantado. Parecía que tenía un mapa de la cancha en la cabeza: era asistidor, gambeteador y con buena pegada de media distancia. Si bien era diestro, su talento le permitía usar la pierna izquierda de gran manera y también era un gran cabeceador. Completo.

 

En la Selección de España, disputó tres partidos. A mediados de la década del ‘80, sus grandes actuaciones en el Aleti le permitieron integrar el plantel que viajó al Mundial de México ‘86? el último que ganó Argentina. Sin embargo, no disputó ningún partido en esa competición, en el equipo en el que sobresalía Emilio Butragueño. 

 

Como entrenador, comenzó su carrera al frente de Racing de Santander, donde es ídolo y consiguió el ascenso a Primera División. Luego dirigió al Polideportivo Ejido, de donde fue rápidamente despedido tras conseguir dos victorias en 15 partidos. En 2006 asumió al frente de la Selección de Guinea Ecuatorial, pero se fue luego de dirigir su primer partido, por la poca seriedad que tenía ese elenco nacional. Un año más tarde asumió como DT del Logroñés y fue destituido por malos resultados. Entre 2009 y 2015, aunque con poco eco mediático, asumió el reto al frente de CD Lugo, con el que consiguió el ascenso a Segunda y la posterior consolidación en esa categoría. Ese equipo alcanzó un fútbol de alto vuelo, a pesar de no pertenecer a la elite del fútbol español. Es por eso que pegó el salto a Primera. Y en Las Palmas logró la casi imposible permanencia, después de sentarse en el banco de ese equipo cuando se encontraba en la zona roja de la tabla de posiciones. Hasta que llegó a Betis entre 2017 y 2019, período en el que logró muy buenos resultados, consiguiendo la clasificación a la Europa League? A pesar de eso, en común acuerdo con la dirigencia de turno, arregló su salida a un año de la finalización de su contrato.

 

Lautaro por Luis Suárez

Al Barcelona le salió otro problema a la salida de  Valverde. La lesión de Luis Suárez es lo más importante de lo esperado y lo va a tener fuera de las canchas durante cuatro meses. Por ello el club estudia ya si firmar un recambio del uruguayo y, una vez más, el nombre de Lautaro Martínez está sobre la mesa. El argentino, de 22 años, lleva tiempo en la agenda Blaugrana y su idea inicial siempre fue intentar su incorporacion a partir del próximo curso. Sin embargo, el problema de Suárez puede adelantar los acontecimientos. Messi y compañía necesitan un ‘9’ para afrontar los meses más decisivos de las competiciones más importantes. Lautaro es una pieza clave ahora mismo en el Inter y su salida parace difícil. Lleva 10 goles en la Serie A y su cláusula es de 110 millones de euros.