Política Miércoles, 15 de agosto de 2018 | Edición impresa

Enojo y resignación por la caída de recursos municipales en Mendoza

El gobierno nacional decidió eliminar el fondo de la soja, dinero que se enviaba a las comunas para obras.El oficialismo calla las críticas.

Por Juan Manuel Torrez - jtorrez@losandes.com.ar

El gobierno nacional sigue realizando ajustes para intentar reducir el déficit fiscal, condición que puso el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el acuerdo firmado en junio.

En una de las medidas que determinó ayer mediante un decreto, eliminó el Fondo Federal Solidario (FFS), que desde 2009 repartía recursos que provenían de las retenciones a las exportaciones de soja para todas las provincias y municipios. 

Esta noticia no cayó muy bien en Mendoza: desde el Gobierno provincial indicaron que preferían que siguiese existiendo el FFS, aunque también destacaron que estos recursos perdidos se compensarán con lo que la Nación se ahorrará de la disminución del reintegro a las exportaciones, monto que se coparticipará.

 

No obstante, en los municipios las visiones están divididas según el color político con el que se mire: mientras los opositores cuestionaron la quita de recursos, los oficialistas se mostraron resignados pero aseguraron que no se pararán las obras previstas. 

El peronista Jorge Omar Giménez, intendente de San Martín, sostuvo que esos recursos “estaban previstos para obras necesarias y que generan empleos, pero que ya no estarán”.

Y destacó: “No estoy de acuerdo con esta eliminación, creo que el Gobierno provincial realiza una justificación con esa ‘compensación’ que se haría. Lo importante es que los intendentes contábamos con ese dinero y ahora no lo tendremos”. 

Giménez señaló que del fondo de la soja recibían en promedio unos 17 millones de pesos anuales “que se destinaban a hormigoneo y asfaltado de calles”.

Además se quejó de la falta de comunicación: “Nos podrían haber avisado al menos, no cuesta nada tener un ida y vuelta institucional”. 

Otro intendente del PJ, Roberto Righi, de Lavalle, coincidió con su par Giménez: “Nos afecta porque nos sacan una porción de los ingresos. Siempre que te quitan recursos es una pérdida importante para el municipio”.

Sobre las obras previstas, dijo que la mayoría eran pequeñas, como trabajos de cloacas y de cunetas, cordones y banquinas, pero aseguró que “ayudaban al crecimiento” del municipio.

“En los departamentos rurales impacta más esta quita porque no solemos tener una gran recaudación. Dios quiera que la economía pueda arrancar y mejorar”, sostuvo. 

Del lado radical, Daniel Orozco, intendente de Las Heras, admitió que genera “cierta incertidumbre” la quita de recursos decidida por el gobierno nacional, que serían unos 27 millones de pesos en ese departamento, aunque aclaró que “las cuentas están ordenadas y no se va a parar la obra pública”.

Asimismo, destacó que para el año que viene hay un “plan agresivo de obras en Las Heras” y que los trabajos que se iban a realizar con el dinero del Fondo de la Soja (obras cloacales y el Parque de la Familia) “se harán con otros recursos”. 

 

Su par de Capital, Rodolfo Suárez, se alineó al mensaje del gobierno provincial diciendo que “habrá más coparticipación” por la reducción del reintegro por las exportaciones. “Sabíamos que en algún momento se iba a terminar el Fondo de la Soja porque el gobierno nacional estaba bajando las retenciones. Igual no tendremos un gran impacto”, aseguró.

En Luján de Cuyo se perderán al menos 15 millones de pesos anuales, según confirmó Omar de Marchi, intendente del oficialista (a nivel nacional y provincial) Pro.

Dijo que “evidentemente cuando se restringen recursos con los que contabas implica un reordenamiento de gastos”, pero defendió la decisión del equipo económico de Macri porque “es necesario que el esfuerzo para equilibrar las cuentas sea de todos: nación, provincias y municipios”.

“Es un esfuerzo enorme el que está haciendo el gobierno nacional que se tiene que ver reflejado en todos lados”, acotó De Marchi, e indicó que si bien no se van a restringir obras “sí se hará un  reordenamiento en otro tipo de gastos”.

 

Otro radical, Walther Marcolini, intendente de General Alvear, aseguró que no tenían conocimiento sobre esta medida, que implicará una quita de unos 10 millones de pesos al municipio, y si bien señaló -como De Marchi- que deberán reorganizar recursos, aclaró que “todas las obras que comenzaron y las que se tenían previstas se van a hacer”. 

En Maipú, Jorge Silva, secretario de Hacienda del peronista Alejandro Bermejo, sostuvo que tenían previsto para el año que viene recibir 20 millones de pesos de la soja, que “equivalen a la pavimentación de 4 barrios”. Y afirmó que al suspenderse la llegada de esos recursos “los maipucinos se verán perjudicados”.

Lo mismo opinó Emir Félix, intendente de San Rafael: “Afectará a obras en ejecución y proyectadas” y opinó que Cornejo, como aliado del gobierno nacional, “debe luchar por estos fondos, ya que son no discrecionales y los municipios los usan para obras de saneamiento, agua potable y rampas para discapacitados”, entre otros.

Por último, el oficialista Tadeo García Zalazar, de Godoy Cruz, dijo que este recorte “era previsible” y manifestó que no afectará a ninguna obra debido a que “solo se ejecuta lo que está debidamente ingresado en las partidas”.

En el Gobierno provincial relativizan la pérdida

Desde el Gobierno provincial relativizaron esta pérdida de dinero para la provincia ya que se compensaría con el ahorro de reintegros a la exportación que dispuso la Nación.

Según el propio Ejecutivo, en todo este año Mendoza debería recibir $ 944 millones por el FFS, pero solo llegaron $ 659 millones (cerca de 70%).

Es por esto que se perderán $ 285 millones, mientras que el año que viene se estima que serán $ 708 millones los que no llegarán, un número menor a los $ 944 millones de este año debido a que progresivamente la Nación está quitando el porcentaje de retenciones a la soja, en 6 puntos por año.

 

Desde el Gobierno indicaron que si bien hubiesen querido seguir recibiendo esos recursos, “no tendrá” un gran impacto en las cuentas porque “no incide mucho en un presupuesto de obras públicas por $ 8.200 millones”.

Además, expresaron que este dinero que no recibirá Mendoza se compensará con la disminución de reintegros a la exportación, que será de 66%.

De esta manera, quienes exporten recibirán menos del 5% que les reintegraba la Nación en sus transacciones, por lo que ese dinero que se ahorrará “irá a la coparticipación nacional” y por ende, seguirá el camino hacia los municipios. Se cree que a Mendoza llegarán el año que viene, por esta medida, unos $ 678 millones.

Según las cuentas oficiales, el año que viene Mendoza perderá más por los recursos del FFS que no llegarán ($ 708 millones) que lo que ganará de más coparticipación a través del ahorro nacional de los reintegros a la exportación ($ 678 millones).

 

Sin embargo, destacaron que en 2020 la cuenta será positiva “porque las retenciones a la soja bajan año a año” y porque ayudará a tener menos presión fiscal.

Asimismo destacaron que Mendoza, con la gestión de Macri, “está recibiendo más dinero”, sobre todo por el reclamo del 15% que la Nación quitaba a las provincias para financiar la Anses y en lo cual se acordó una restitución progresiva más préstamos a tasas bajas.

Del 100% de las retenciones que la Nación recibía de las exportaciones de soja, 30% lo coparticipaba a las provincias. De acuerdo a la ley de Coparticipación, a Mendoza le toca 4,3% del total, lo que significaba este año $ 944 millones.

De ese monto, 70% quedaba en la Provincia y el resto iba a los municipios.