Policiales Miércoles, 7 de agosto de 2019

Este jueves un jurado popular dará el veredicto por el crimen de la "valija fúnebre”

Se desarrollaron los alegatos por el asesinato de Juan Leonardo Lucero (24). La fiscalía pidió perpetua para dos hermanos y otro joven.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes
alegatos

Este jueves se conocerá la sentencia de un nuevo juicio por jurado en Mendoza, en el cual 12 mendocinos determinarán la culpabilidad o inocencia de dos hermanos y otro joven en el asesinato de Juan Leonardo Lucero (27), un cuidacoches golpeado y prendido fuego hace dos años en Godoy Cruz. El caso se conoció como el crimen de la "valija fúnebre". 

En el banquillo de los acusados están Abel (39) y Rafael (41) Yañez y Mariano Gutiérrez (24). Los tres llegaron al debate imputados por homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas y por alevosía, con pena única de perpetua. 

 

Este miércoles se desarrollaron los alegatos, en donde la fiscalía, integrada por Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo, pidieron la condena más fuerte para los sospechosos. 

Por el lado de la defensa, el abogado de Gutiérrez solicitó absolución o en subsidio una pena por encubrimiento, mientras que los representantes de los Yañez también reclamaron la liberación de ambos, o condena por homicidio simple-tiene penas de 8 a 25 años-. 

Un hecho brutal

El cadáver de Lucero fue encontrado en el oeste de Godoy Cruz, en la mañana del 12 de julio del 2017, en una zona cercana al parque de descanso Los Andes Memorial. El cuerpo estaba en un zanjón, carbonizado y mutilado. La autopsia estableció que fue asesinado el 10 de julio. 

La identificación tardó varios días debido a que el hombre tenía prácticamente todas sus partes quemadas. Sin embargo, los peritos lograron rescatar huellas y así supieron de quien se trataba. Las mutilaciones fueron provocadas por animales del lugar. 

Un par de meses les llevó a los investigadores atrapar a los primeros dos detenidos, Gutiérrez y Rafael Yáñez. Tiempo después caería el hermano de este último Abel. 

 

Durante la investigación se estableció que el móvil del hecho respondería a deudas vínculadas con la venta de drogas, que habría mantenido el fallecido con dos de los sospechosos. Lucero vivía en Godoy Cruz y trabajaba como cuidacoches en Ciudad. 

El debate comenzó este lunes y Gutiérrez pidió declarar. Intentó desligarse del crimen aunque reconoció cierta participación, al contar que los Yañez por aquellos días lo fueron a buscar para hacer un viaje en su auto Ford Fiesta. 

Explicó que los vio subir con una valija que no sabía que contenía y que los llevó hasta el cementerio. Luego de descartar el bolso y cuando regresaban, le confesaron que llevaban un cuerpo. 

Los fiscales Gustavo Pirrello y Fernando Guzzo.

El imputado agregó que le pagaron la "colaboración" con drogas y con un teléfono. Se trata del celular de la víctima, que días después fue utilizado por él. 

Un testimonio de relevancia fue el de un amigo de Lucero, que recordó que el fallecido le había dicho que tenía problemas con los hermanos porque les había robado marihuana y un reloj. 

El aporte de un oficial inspector de Policía Científica fue también clave, al detallar el procedimiento mediante  el cual  encontraron sangre del cuidacoches en el auto de Gutiérrez y en la casa de los otros dos detenidos, ubicada en calle Bernardo Ortiz de Godoy Cruz. Los defensores de los Yañez aclaran que no está acreditado que esos restos hemáticos sean de la víctima. 

Por último, una perito del Cuerpo Médico Forense dio precisiones de la autopsia, señalando que Lucero recibió golpes en la cabeza hasta quedar inconsciente. Luego lo quemaron vivo, ya que en la traquea detectaron la presencia de humo. Es decir, todavía respiraba mientras lo prendían fuego e inhaló humo. Por este dato es que se configuró en la carátula la alevosía. 

Con estas pruebas y tras escuchar los alegatos, el jurado popular definirá este jueves el futuro de los tres hombres que están en prisión por el caso.