Economía Viernes, 12 de abril de 2019

Tres claves: ¿Por qué no baja la inflación en Argentina?

Pese a la recesión económica y al congelamiento de la base monetaria, la inflación no da tregua.

Por Redacción LA

Un reciente informe de Fundación Mediterranea, llevado adelante por el economista Gustavo Reyes,  da algunas claves sobre por qué no se puede salir del espiral inflacionario. 

 • Pese a la recesión y al congelamiento de la base monetaria, la inflación no cede y en el último período se ubica en torno al 4% mensual. Se argumenta que la suba de tarifas puede explicar en parte este fenómeno, pero estos ajustes no deberían haber influido en la inflación núcleo, que también se aceleró. Lo que ocurre es que, pese a la emisión cero, está cayendo la demanda de dinero, y esto alimenta el proceso inflacionario.

• Hay al menos tres razones por las que cae la demanda de dinero: la recesión, que desalienta el uso de efectivo, el temor a una nueva crisis como la de 2018 (por el aumento del stock de Leliq) y/o la creciente incertidumbre electoral. En este sentido, dado que en las últimas elecciones se aceleró el proceso de dolarización de la economía en los momentos previos, la incertidumbre actual sobre el resultado de este proceso podría estar adelantando los tiempos de esta típica dolarización con la consecuente caída en la demanda de dinero.   

• De los tres factores mencionados, puede consignarse que la paulatina recuperación del nivel de actividad puede ayudar a reconstituir demanda de dinero, mientras que los dos restantes pueden ser afectados por la persistencia de la incertidumbre electoral. De todos modos,  la mayor oferta de dólares (cosecha, FMI) puede abrir una tregua en el mercado cambiario, lo que ayudaría a recomponer demanda de dinero y desacelerar la tasa de inflación, en un escenario de corto plazo.