Economía Jueves, 16 de enero de 2020 | Edición impresa

En Mendoza la suba de precios también fue récord

En diciembre la suba fue de 3,7% y, de esta manera, 2019 cerró con una inflación acumulada idéntica a la nacional: 53,8%,

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

En Mendoza, los precios también registraron una suba en diciembre de 3,7% y, de esta manera, 2019 cerró con una inflación acumulada idéntica a la nacional: 53,8%, la más alta desde 1991. Sin embargo, hay diferencias en el impacto de ciertos rubros. 

A nivel local, “atención médica y gastos de salud” tuvo el mayor incremento el año pasado, ya que alcanzó el 90,3% de variación con respecto a 2018. Le siguieron “equipamiento y mantenimiento del hogar”, con una suba de 62,9% en 2019; “alimentos y bebidas”, 57,8%; e “indumentaria”, 57,5%. 

 

“Atención médica y gastos de salud” también fue el rubro que más creció en diciembre, con 8,4%, y el que tuvo una incidencia de 1,1 puntos porcentuales en el 3,7% del Índice de Precios al Consumidor que releva la DEIE). En un segundo lugar, se ubica “alimentos y bebidas”, con una participación de un punto y una suba de 3,1% en el último mes de 2019 con respecto a noviembre. 

La inflación acumulada de 53,8% en Mendoza fue la más elevada de los últimos 28 años. En 1991 alcanzó el 82,8%, como un efecto arrastre de la de 1,156,8%´ de 1990. De hecho, el economista José Vargas, titular de Evaluecon, consideró que en 2020 ocurrirá algo similar, ya que se notarán los efectos de dos años con subas de precios por encima del 50% (en 2018 fue de 53,7%).  

 

En cuanto a los motivos que provocaron que haya sido tan elevada, manifestó que en los últimos 10 años el nivel de inflación ha estado, en promedio, por encima del 25%. Vargas añadió que se debe a decisiones no acertadas de política económica, a la implementación de medidas aisladas, a malas decisiones en momentos específicos que provocaron que los precios fueran subiendo. 

 

Por su parte, Jorge Day,  economista de Fundación Mediterránea (Ieral), detalló que la inflación de 2019 estuvo vinculada a un dólar alto, ya que comenzó el año a casi $ 40 y lo cerró cerca de los $ 80 ($ 60 el oficial), lo que lleva los precios hacia arriba. También, a la emisión monetaria, que si bien podría pensarse que no hubo en realidad sí, ya que las Leliq fueron un modo de emitir a futuro. Y el tercer factor que intervino fue la huida del peso, que también genera aumento de precios, y que fue muy notoria hasta la implementación del cepo cambiario en octubre.

 

Day planteó que si bien en 2020 puede llegar a haber una inflación un poco más baja, la caída no será sustancial. Y analizó que no está claro qué va a pasar en lo fiscal porque no hay presupuesto, pero es de esperar que sea una gestión nacional distribucionista, que gaste más con más impuestos. También hay sospecha de que el gobierno de Alberto Fernández va a emitir dinero.