Política Sábado, 9 de noviembre de 2019 | Edición impresa

En la CGT, Fernández reafirmó su sociedad política con Cristina

El presidente electo visitó por primera vez la central obrera, donde rescató la figura de su compañera de fórmula.

Por Horacio Aizpeolea - Corresponsalía Buenos Aires

Los catorce minutos que duró el discurso de Alberto Fernández en la CGT dejaron algunas certezas políticas, aunque pocas precisiones sobre medidas del futuro gobierno. 

Una de esas certezas se refiere a la relación que aspira a tener el electo presidente con la central obrera. “El movimiento obrero organizado es parte del gobierno que se va a instalar en la Argentina el 10 de diciembre”, afirmó desde una mesa que compartió con Armando Cavalieri, Hugo Moyano, Antonio Caló, Sergio Palazzo y Andrés Rodríguez, y los dos secretarios generales cegetistas, Héctor Daer y Carlos Acuña.

 

Daer había dicho algo parecido antes, al presentar al ilustre visitante en el salón Felipe Vallese. La conducción de la CGT y especialmente Daer fueron entusiastas fogoneros de la candidatura presidencial.

El reconocimiento de Alberto Fernández hacia la CGT estuvo precedido de otra afirmación política que no fue casual: apenas iniciado el discurso y tras valorar los esfuerzos de los sindicalistas, de Sergio Massa y de los gobernadores para sellar la unidad que derivó en el Frente de Todos, el próximo presidente destacó la figura de Cristina Fernández. 

 

“Fue un enorme gesto de Cristina que yo siempre quiero destacar. Como dije alguna vez ‘con Cristina no alcanzaba y sin Cristina no se podía’. Y quien más entendió eso fue Cristina. Por eso rescato mucho a Cristina”, dijo. Es sabido: muchos de los secretarios generales que ayer estuvieron en la sede de la CGT no profesan simpatía por las dos veces presidenta de la Nación. Así, Alberto Fernández, por si no quedaba claro, reafirmó su sociedad política con quien será su vicepresidenta. “Cristina es la esencia de este triunfo que hoy tenemos”, dijo.

Elogios al sindicalismo

Fernández recordó a dos históricos de la CGT como Saúl Ubaldini y José Ignacio Rucci (también a Alberdi y Sarmiento), y nombró varias veces a Juan Domingo Perón.

 

“En este edificio Perón llamó a un pacto social, en tiempos en que la Argentina estaba en crisis, y necesitaba del acuerdo de todos los argentinos. No es menor aquel mandato que dejó Perón”, dijo e presidente electo para introducir (aunque no desarrollar) uno de los temas que viene desvelando a la CGT.

“Vamos a honrar la memoria de Perón y vamos a volver a llamar a los que producen y a los que trabajan y se van a sentar junto con el Estado a diseñar las políticas del futuro. No solamente hacer un acuerdo de precios y de salarios, sino a diseñar el futuro que la Argentina necesita. Y vamos a diseñar ese futuro entre todos. Esas son las políticas que van a perdurar, van a estar más allá de mi mandato”, agregó Fernández, en relación al “pacto social”.

 

Reforma laboral 

El otro tema que preocupa a la CGT es el fantasma de la reforma laboral. Sin mayores precisiones, Fernández dejó sentada su posición: “En un tiempo también donde nos hacen creer que hay que quitarles derechos a los que trabajan, yo no entiendo eso. Esa lógica de ‘vamos a hacer una mejor sociedad si le quitamos derechos a la gente que vive en ella’. Reafirmemos todos los días esos derechos de los que trabajan”, dijo. 

De todos modos, el electo presidente admitió que “también es cierto que el tiempo cambia y que los problemas del ‘40 no son los mismos que los del 2020”. Por eso habló de la necesidad de preparar y capacitar a “los jóvenes trabajadores” ante los desafíos del “conocimiento, la tecnología y la ciencia”. 

 

Fernández no impulsará la reforma laboral que quedó en la carpeta del gobierno de Macri, pero es probable que crea en la necesidad de “modernizar” distintas relaciones laborales “sector por sector”.

“¿Saben qué quiero proponerles, compañeros? Proponerles que este edificio se convierta en un centro de capacitación tecnológica para los que trabajan. Que capacitemos nuestros trabajadores del presente para que tengan lugar en el futuro”, dijo Fernández, arrancando un aplauso de los presentes.

 

Su visita a la CGT tuvo algunos testigos destacados: los gobernadores Juan Manzur (Tucumán), Sergio Uñac (San Juan) y Axel Kicillof (el electo mandatario bonaerense).

Entre los “hombres del presidente” es posible que no haya causado sorpresa la presencia del camporista Eduardo ‘Wado’ de Pedro y de Santiago Cafiero, el primer hombre de consulta de Alberto Fernández. En cambio, que apareciera Gustavo Béliz fue la confirmación de que el exministro de Menem y Kirchner será parte del gabinete.