Política Sábado, 17 de agosto de 2019 | Edición impresa

En el Gobierno niegan rumores, pero sigue la incertidumbre política

Ayer reaparecieron en una reunión Peña y Dujovne, los ministros más cuestionados del Gabinete.

Por Javier Alvarez - Corresponsalía Buenos Aires

La administración de Mauricio Macri volvió a negar enfáticamente ayer que vaya a realizar cambios en el gabinete este fin de semana, pero no bajó la incertidumbre política sobre la situación puertas adentro del Poder Ejecutivo. 

Macri cerró en una reunión con el ministro Dante Sica la semana de trabajo, una de las peores desde que asumió la Presidencia. Fue un encuentro de repaso de las medidas económicas anunciadas y por conocerse. 

Este fin de semana el jefe de Estado descansará tiempo repartido entre la residencia oficial de Olivos y su quinta privada Los Abrojos, en la localidad bonaerense de Tortuguitas, con su esposa y su hija menor. 

 

El Presidente se abocará por momentos a repasar los anuncios pendientes y a despuntar -en línea con asesores- el discurso que expresará en la Asamblea General de Naciones Unidas que se celebrará en Nueva York el 17 de septiembre. 

También hará un repaso de los preparativos para las celebraciones por los 25 años de la Reforma Constitucional sancionada en 1994, que se cumplen el 24 de agosto. Para esto hay previstos homenajes a los convencionales.

Entre quienes serán homenajeados con una medalla por su participación en el hecho histórico se encuentran la diputada oficialista Elisa Carrió y la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner. 

Tanto la precandidata presidencial como su ya fallecido esposo Néstor Kirchner fueron convencionales y votaron a favor de la nueva Carta Magna durante el gobierno de Carlos Menem, que modificó la Constitución e incorporó, entre otras cosas, la posibilidad de una sola reelección para el jefe de Estado. 

Reuniones varias  

Ayer, también en Olivos, el jefe de Gabinete Marcos Peña lideró el tradicional almuerzo de los viernes con los ministros. Según fuentes que participaron, se habló de la gestión pero también de cómo se reactivará la campaña. 

Peña reforzó lo que Macri y Elisa Carrió habían dicho en el Centro Cultural Kirchner un día antes: no está todo perdido, hay chances matemáticas de dar vuelta el resultado. Es una línea con la que arengan a la tropa, pero no genera suficiente convencimiento interno. 

La idea central de Peña es que el Gobierno pueda retomar la iniciativa. En la semana hubo un intento con el anuncio de medidas económicas, que no generaron el impacto previsto dado que incluso cuando se dieron a conocer aún no estaban completamente cerradas.

Incluso hubo un efecto que, por el desconcierto reinante en el interior del Poder Ejecutivo, no lo vieron venir o lo omitieron en pos de avanzar: el enojo de los gobernadores por el impacto fiscal que tendrán las iniciativas, golpeando las arcas provinciales. 

En el almuerzo de milanesas con ensalada estuvieron todos los ministros excepto el jefe de Transporte, Guillermo Dietrich, que está en Villa La Angostura, ciudad que sigue aislada por complicaciones sobre la ruta 40.  

 

Quien sí dijo presente fue el hombre más buscado del Gobierno, el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne. Junto a Sica fue uno de los autores de las medidas económicas, pero no tuvo contacto con el mundo exterior al edificio ubicado frente a la Casa Rosada. 

Y en ese contexto, continuaron ayer los rumores sobre la posible salida de Dujovne.

Aunque fuentes de Presidencia, Jefatura de Gabinete y de Hacienda negaron ante la consulta de este diario renuncia alguna. 

Algunos ministros que no están en el frente de tormenta por estas horas le consultaron ayer en Olivos a Peña. “No tengo información sobre esto. Pero no habrá cambios”, fue la respuesta, casi calcada a la que un día antes había expresado el titular de Interior, Rogelio Frigerio. 

Según la agenda de Dujovne, su próxima actividad oficial será una reunión con funcionarios del FMI: Roberto Cardarelli, jefe de la misión para la Argentina que aterrizará el lunes, y Trevor Alleyne, economista jefe del organismo que reside en Buenos Aires desde el año pasado, cuando se aprobó el crédito de 56.300 millones de dólares para el país.
 

El enojo de Vidal contra Peña por un video

María Eugenia Vidal, gobernadora de Buenos Aires, estalló en furia ayer cuando apareció en las redes sociales un video suyo en el que muestra un diálogo con una mujer que es víctima de violencia de género y luego aparece yendo a buscar al agresor a la casa.

Las imágenes generaron fuerte polémica por la presunta utilización de un drama sensible como objeto de campaña electoral. Pero estrechos colaboradores de Vidal le aseguraron a este diario que ellos no eran responsables de difundir ese video.

El fuerte enojo hacia la mesa chica de Juntos por el Cambio estuvo dado porque el video no fue difundido de manera oficial ni se publicó en las redes sociales de la gobernadora. Se distribuyó en los canales de Telegram y WhatsApp de la militancia, que controla Peña.

 

Eso expuso, una vez más, una interna compleja en la que Vidal y Peña, que nunca se llevaron bien, estarían disputando cuotas de poder hacia el corazón de la coalición que tiene concretas posibilidades de perder las elecciones tanto en la Nación como en la Provincia en octubre.