Espectáculos Viernes, 8 de marzo de 2019 | Edición impresa

Ellas resisten: las artistas trabajan por espacios en relación al género

Los tiempos están cambiando y crujen las viejas estructuras. Desde el arte, las mujeres se han unido y luchan por más espacios.

Por Daniel Arias Fuenzalida - darias@losandes.com.ar

Un nuevo Día Internacional de la Mujer nos moviliza para volver a pensar algo que no debiera alejarse nunca del foco de atención: vivimos en una sociedad patriarcal en donde a las mujeres les quedan muchos desafíos por delante. Entre ellos, ocupar más espacios, especialmente en el plano laboral.

En la escena artística esto se replica, por lo que en el último tiempo (al menos desde dos años a esta parte, impulsadas por el movimiento mundial #NiUnaMenos) las mujeres artistas, músicas, teatreras, audiovisualas, se han unido y crearon en cada área plataformas que las nuclean y fortalecen en sus proyectos.

 

Una de las más activas es Suena Tremenda, una plataforma de cuatro productoras  que quieren visibilizar el trabajo de las mujeres en la música mendocina. “Confiamos en la cultura y las industrias culturales como motor prioritario en la construcción de sociedades más igualitarias y participativas”, fundamenta su presentación en las redes. Organizan conversatorios, clínicas y shows, ganando así diversos espacios. Allí tenemos a Gina Luco, Romina Cano, Valentina Morán, Mariana Päraway y Albina Cabrera.  

Actualmente, le han puesto todas las pilas a un ciclo en El Botellón (Sarmiento 685): “Multiversas”. Aparte de este grupo, ha surgido también Grita. “Es el devenir de un grupo que se formó para el 8 de marzo del año pasado y la lucha por la legalización del aborto. Es un espacio de creación”, apunta Mariana Päraway. Esta colectiva musical va en sintonía, buscando visibilizar similar situación.  

Mariana Päraway. Una de las músicas que forma parte de la plataforma Suena Tremenda. | Gentileza

Junto a otros grupos como el MIMM (Movimiento Independiente Mendocino de Músicos), el espacio FemiNoise y las integrantes de Fem Festival, se unieron a finales de diciembre en la Legislatura Provincial, para pedir un cupo femenino en los festivales. Contemplaría un 30% de participación y se trataría en mayo.  

Por lo pronto, las colaboraciones mutuas tendrán su lugar en el Espacio Cultural Julio Le Parc, el sábado 16 y domingo 17 de marzo. Será la tercera edición del Fem Festival.  

Entre las muchas actividades programadas, Mariana destaca el foro que realizará el INAMU. Por otra parte, el 21  recibirán a Barbi Recanati de Futurock, junto a Natalia Perelmann (sonidista).  

 

“La Ley de cupo es uno de los desafíos y objetivos comunes que tenemos. La otra idea es poner a las mujeres en escena. Salvo contadas excepciones, siempre hemos estado afuera, y no es por falta de mérito, es porque así es el mundo -explica Päraway y sigue-. Hemos estado afuera de la prensa también, porque los periodistas especializados en música han sido siempre hombres. Entonces la empatía va para otro lado y no en lo que decimos las mujeres”, explica.

Anticipa que otra de las cosas pendientes es viajar, en conjunto con Suena Tremenda y Grita, a los departamentos para conocer sus realidades. Además, profundizar el conocimiento de qué pasa en cada género musical.  “Los objetivos van a ir surgiendo a medida que nos asentemos más en estos lugares de construcción colectiva. En Grita, por ejemplo, estamos haciendo un relevamiento de todos los festivales de la provincia, para ver cómo es la participación. Eso va a ser un documento antropológico para la cultura del futuro”, cierra.  

Gabriela Simón. Una de las artistas que participó del encuentro nacional de directoras. | Los Andes

El cine también habla

En otro flanco, las Audiovisualas Mendocinas han formado un grupo totalmente horizontal donde ponen en común los problemas del sector. Hay directoras, técnicas, camarógrafas, sonidistas, fotógrafas y actrices, entre otras especialidades, sumando al día de hoy (aunque el núcleo que participa siempre varíe) alrededor de 229 integrantes

Cristina Raschia, vocera de Audiovisualas, dijo: “Vamos ya por dos años de funcionamiento y la primera alegría que tenemos es que, lejos de desmembrarnos, nosotras nos hemos ido fortaleciendo. Ha sido fundamental para eso la realización de asambleas mensuales, con asistencia generalmente numerosa y la forma de manejarnos democrática, consensuada, ante cada una de las actividades que vamos encarando”.

 

Entre los logros del último año destaca el fortalecimiento de la organización y otras colectivas del país. De hecho, se lanzó esta semana en Buenos Aires un Frente Audiovisual Feminista. “Es la primera vez que en la marcha del 8 de marzo van a caminar todas juntas las agrupaciones de mujer audiovisuales de Buenos Aires, que son múltiples y variadas”, explica.  

En relación al federalismo, ellas identifican ese centralismo como una forma más de expresión política del patriarcado. En este sentido, no solo pelean por un cupo femenino en su sector, sino que el cupo sea federal. “Otra cosa en la que hemos puesto este año el acento ha sido en la capacitación, sobre todo en los roles técnicos, porque es ahí donde tenemos las mayores dificultades para conseguir trabajo, cuando entramos en ‘competencia’ con quienes los han ejercido durante años: los hombres”, explica, recordando que en la próxima edición del festival GRABA tendrán un conversatorio (viernes 22, a las 17, en la Nave Cultural: “Mujeres en el set. Cómo producir en la provincia y no morir en el intento”). 

Cristina Raschia. Mujer del cine, militante feminista y parte de Audiovisualas Mendocinas. | Los Andes

¿Y en el teatro?  

También se transforma. Hace dos años notábamos cómo un porcentaje importante de las obras estrenadas en Mendoza giraban alrededor de vivencias femeninas (“Bendita tú eres”, “Las mujeres pájaros”, “En tu reflejo”, “Inventario de un jardín que arde”, por citar algunas). Otro tanto eran las que escribían y dirigían las mujeres.  

 

En diciembre se realizó en Córdoba un encuentro nacional de directoras provincianas y hasta allí fueron algunas mendocinas: Gabriela Simón Gómez, Hanna Lust, María Florencia Campanello, Érica Gómez, Andrea Cortez, Paula Santoni, Belén Leyton, Verónica Manzone, Gabriela Psenda, Valeria Portillo, Roxana Álvarez, Ivana Catanese y Débora Candito.

No solo tomaron contacto con lo que pasa en otras provincias, sino que pusieron en común los mismos cuestionamientos: los formatos teatrales heredados, los binarismos, las dinámicas de poder, las jerarquías. Ya en Mendoza, afrontarán un nuevo año más unidas que nunca.