Policiales Jueves, 30 de agosto de 2018

El video que usó la fiscalía para reconstruir cómo Genaro Fortunato murió atropellado

Durante su alegato, el fiscal Fernando Guzzo usó una animación digital donde marcó las partes analizadas de la escena.

Por Redacción LA

El jefe de los fiscales de Homicidios Fernando Guzzo presentó esta mañana un video durante su alegato en el juicio contra Julieta Silva donde pretendió mostrar con una animación digital la mecánica del hecho en el que murió atropellado Genaro Fortunato.

Durante su argumentación, que duró más de tres horas, Guzzo apeló a la animación digitalizada, que fue proyectada en la sala de audiencias del Palacio Judicial de San Rafael. La fiscalía solicitó que Silva sea condenada por "homicidio simple con dolo eventual" por emoción violenta. Además pidió que esa sentencia sea cumplida en prisión, no con arresto domiciliario.  

 

En la animación pueden verse en detalle las medidas de la calle El Chañaral, donde la madrugada del 9 de septiembre de 2017 fue arrollado Fortunato. Las imágenes reconstruyen el trayecto que realizó la acusada a bordo de su Fiat Idea y el posterior giro en “U” tras el que retomó el camino andado unos 150 metros y atropelló al rugbier.

En el video generado por computadora también puede apreciarse la distancia de la luz proyectada por los faros del auto de Silva, la luminaria pública, la ubicación de la víctima y de testigos presenciales.

 

La parte más cruda de la simulación es la que muestra cómo la imputada arrastró durante 3,3 metros a Fortunato con su auto y le aplastó el cráneo.

La figura del “trapito” también se destaca en el video ya que el cuidacoches y otros testigos afirmaron haberle hecho señas a Silva para advertirle que Genaro estaba tirado en el suelo. La animación aportada por la fiscalía muestra que, entre el lugar donde quedó tirado el cuerpo del joven deportista y donde Silva se detuvo, hay una distancia de 9,6 metros.

La animación incluye las medidas reglamentarias de una cancha de hockey, deporte que practica la acusada, para demostrar que la zona del accidente se produjo en una distancia de 34,9 metros, lo que equivale a una pequeña porción del campo de juego.