Política Lunes, 10 de junio de 2019 | Edición impresa

El “superdomingo” confirmó el voto opositor al oficialismo

Ayer se registraron triunfos peronistas en Entre Ríos, Tucumán y Chubut. Morales le dio un triunfo a Cambiemos confirmando su relección.

Por Horacio Serafini - Corresponsalía Buenos Aires

El surperdomingo electoral de ayer confirmó la seguidilla de resultados adversos para el oficialismo nacional en los comicios provinciales, aun cuando haya tenido su primera satisfacción en el calendario anticipado rumbo a las presidenciales de octubre.

Las elecciones de la víspera confirmaron la reelección de los gobernadores peronistas de Tucumán, Entre Ríos y Chubut y el radical en Jujuy, mientras que en las Paso de Mendoza, el frente Cambia Mendoza se consolidó como la primera opción.

También arrojaron la pérdida a manos de la oposición peronista de la intendencia de Paraná, que se suma a las de las capitales provinciales Córdoba y Santa Rosa, que estaban todas en manos de gobiernos radicales integrantes de Cambiemos.

Después del superdomingo, el balance es totalmente negativo para la Casa Rosada, que seguramente apelará hoy al argumento de que se trata de elecciones locales, en cuyo resultado no hay motivos nacionales como tampoco proyecciones sobre el escenario electoral de las PASO del 11 de agosto y la primera vuelta del 27 de octubre.

 

Así, el oficialismo perdió en nueve de las diez provincias en las que ya se eligió gobernador: Neuquén, La Pampa, Río Negro, Córdoba, Misiones, San Juan, Tucumán, Chubut y Entre Ríos; a favor sólo puede contar con el triunfo que ayer reeligió al radical Gerardo Morales en Jujuy.  A esos traspiés probablemente tenga que agregar otros cuatro (Santa Fe, San Luis, Tierra del Fuego y Formosa) el domingo próximo, cuando culminará el supermes electoral (diez elecciones provinciales). 

En Entre Ríos, el gobernador peronista Gustavo Bordet resultó reelecto por una diferencia cercana a la que había cosechado en las Paso: casi 20 puntos (más de 55,52 contra 36.49%) sobre el diputado radical Atilio Benedetti, candidato de Cambiemos. Benedetti tuvo en su campaña el apoyo presencial de Elisa Carrió y de los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Patricia Bullrich (Seguridad). 

El triunfo de Bordet es el primer producto exitoso del candidato presidencial del PJ-Unidad Ciudadana, Alberto Fernández. Personalmente se ocupó como operador de Cristina Fernández de tejer la unidad del peronismo entrerriano entre los sectores que lideran Bordet, su antecesor Sergio Urribarri y Jorge Busti. “Donde estuvimos juntos sacamos los mejores resultado”, dijo el Fernández candidato presidencial.

Pero el dato político sobresaliente fue la elección a intendente en la capital entrerriana.

El intente radical de Cambiemos, Sergio Varisco, procesado en un caso de narcotráfico por el que irá a juicio en setiembre, cayó ante el peronista Adán Bahl, actual vicegobernador. Varisco siguió el derrotero de los radicales perdidos que gobernaban Córdoba capital y Santa Rosa hasta las elecciones de este año.

 

En Chubut, el gobernador peronista Mariano Arcioni resultó reelecto por un margen de ocho puntos sobre el también peronista Carlos Linares: 38,28 a 30.08 por ciento escrutadas la mitad de las mesas. Arcioni es el único gobernador alineado con Sergio Massa, quien anoche llegó a Rawson para acompañarlo en el festejo, en las horas previas a que defina un acuerdo electoral con “Los Fernández”. Tercero cómodo quedó el aspirante de Cambiemos, el radical Alberto Menna (15.75%), quien había recibido el respaldo público de los dirigentes UCR Mario Negri y Facundo Suárez Lastra.

También en Tucumán en peronismos fue dividido. El gobernador Juan Manzur se declaró ganador cuando el escrutinio daba una diferencia irreversible sobre su antecesor, José Alperovich. Tercera se ubicaba la candidata de Cambiemos, la senadora nacional radical Silvia Elías de Pérez. Manzur se reunió la semana pasada con Alberto Fernández, con lo que desanduvo así su distanciamiento con  el kirchnerismo. Aún estaba pendiente una definición sobre la capital de Tucumán: allí el peronista Mario Leito peleaba voto a voto contra el intendente de Cambiemos, Germán Alfaro.

 

Los resultados de las generales en Jujuy y de las Paso en Mendoza tendrán directa incidencia sobre el escenario de Cambiemos nacional. Reelecto por una diferencia de unos diez puntos, el radical jujeño Gerardo Morales pidió ayer antes de votar la ampliación de Cambiemos con “más peronismo”. Es una posición  similar a la del presidente de la UCR y gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, que salió fortalecido de las primarias de ayer: su candidato Rodolfo Suárez derrotó con comodidad al macrista Omar De Marchi. En tanto que en las Paso peronista, la senadora nacional kirchnerista Anabel Fernández Sagasti le ganó en una elección reñida al  frente de intendente, Alejandro Bermejo.