Escribe el Lector Opinión Martes, 18 de junio de 2019 | Edición impresa

El sol mendocino y los labios

Por Dra Isabel Bongiovanni

La queilitis actínica es una patología inflamatoria crónica de los labios, debido a los rayos actínicos o solares. 

El efecto de breves exposiciones a la luz ultravioleta es transitorio, pero su resultado es acumulativo y al ser prolongado produce daños irreversibles en los labios sobre todo en el bermellón inferior. Afecta más a la piel clara, siendo más frecuente a partir de la edad media de la vida. 

Es común en personas que desarrollan actividades al aire libre.  

Se presenta con enrojecimiento del labio, inflamación, edema, entremezclado con áreas resecas y a veces ulceradas lo que prolonga el tiempo de curación. 

También se presenta pérdida del límite entre el labio y la piel. Si la sintomatología es significativa interfiere en lo relativo a la alimentación y el habla. Puede provocar ardor, quemazón y dolor. 

El diagnóstico temprano de la lesión, es importante para reducir los riesgos del desarrollo del cáncer. 

En nuestras Campañas de Prevención de Cáncer de Boca años 2016, 2017 y 2018 hemos visto en las estadísticas que este tipo de lesión ocupa el primer lugar dentro de las más frecuentes y potencialmente malignas en la región. 

Se recomienda el uso de foto-protectores labiales 100% UV para todos los individuos que desarrollen actividades donde el sol ejerce su influencia en forma directa por la dirección de los rayos sobre los labios. 

También se sugiere el uso de sombreros de alas anchas y evitar las horas de mayor radiación ultravioleta.

Dra Isabel Bongiovanni
Odontóloga  estomatóloga
Facultad Odontología UNCuyo.