Espectáculos Miércoles, 15 de mayo de 2019

El participante no vidente que conmovió a Santiago Del Moro

Andrés Santiago Terrile jugó en "¿Quién quiere ser millonario?". El dinero era para viajar y competir en un torneo de tenis.

Por Redacción LA

Santiago del Moro y "Quién quiere ser millonario?" son novedad por las historias de los participantes que van jugar por dinero y ver si así, pueden cumplir sus sueños.

Este martes por la tarde, quien se animó a las preguntas, fue Andrés Santiago Terrile, un joven formoseño de 30 años no vidente. Él vive en Buenos Aires ya que estudia en la UBA y lanzó: "Acá uno pasa de ser un adolescente a un adulto en dos meses".

 

Andrés reveló que se anotó en el programa porque el dinero sería para viajar en 2020 a Miami para poder participar de un torneo de tenis para ciegos. Pero también contó que hace un montón de actividades: "Me dedico a muchas cosas, toco el piano hace años. Y laburaba hasta hace muy poquito en una obra del grupo oscuro que se llama 'La isla desierta', son los iniciadores de la técnica del teatro ciego".

Andrés, no vidente

También reveló que gracias al tema "Bancate ese defecto", de Charly García, desistió de someterse a una cirugía estética: "Estaba a punto de operarme la cara, porque no me gustaba mi ojo derecho que está un poco metido para adentro. Justo vi una entrevista donde Charly explicaba que el tema lo hizo porque si vos tenés una nariz grande o una cara que no te gusta lo importante es que te banques eso y hagas de eso algo que te haga único. Y ahí dije: '¿qué estoy por hacer?'".

 

En los minutos de aire, Del Moro le preguntó cómo era su mundo y el muchacho dijo: "A mí no me gusta hablar de mi mundo porque creo que inconscientemente se genera la idea de que cada uno pertenece a un mundo distinto. Creo a que a mí y a todos nos gusta ser parte del mismo mundo… A veces la gente se deja avasallar por lo audiovisual y eso hay que repensarlo. Creo que tengo las mismas herramientas de ustedes pero, al no ver, necesito desarrollarlas más".

"Una vez me preguntaron qué me hace feliz. A mí me hace feliz las mismas cosas que a cualquier persona. Dormir hasta el mediodía o tener guita para tener a un torneo, ver una serie. Quizás me perderé de algunas cosas, pero siempre te vas adaptando", reflexionó Andrés.

 

La  buena noticia es que se llevó a casa 500 mil pesos y así podrá asistir al torneo que él tanto desea.