Sociedad Jueves, 6 de junio de 2019

El Papa Francisco modificó la oración del Padre Nuestro

Se trata de un cambio gramatical en italiano. La nueva fraseología había sido defendida públicamente por Bergoglio desde diciembre de 2017.

Por Télam

La Iglesia italiana comenzó a distribuir hoy los nuevos misales romanos con los cambios al Padre Nuestro introducidos por el Papa Francisco en mayo pasado.

La nueva traducción de la tradicional oración religiosa fue autorizada por el pontífice, tras la aprobación que había obtenido en noviembre por parte de la asamblea general de la Conferencia Episcopal Italiana (CEI).

 

Así, la tercera edición del Misal Romano de Pablo VI sustituye la frase "non ci indurre in tentazione" ("no nos induzcas a la tentación", en español) por "non abbandonarci alla tentazione" (o "no nos abandones a la tentación").

La nueva fraseología había sido defendida públicamente por Jorge Bergoglio por lo menos desde el 7 de diciembre de 2017, cuando aseguró que Dios no puede inducir a los hombres a la tentación y que por ello era más adecuado utilizar una frase similar a "no nos dejes caer en la tentación".

"En la oración del Padre Nuestro, que Dios nos induzca en tentación no es una buena traducción. También los franceses han cambiado el texto con una traducción que dice: 'no nos dejes caer en la tentación'. Soy yo quien cae, no Dios quien me arroja", sostuvo entonces en un programa de la TV italiana dedicado a la religión.

 

Así, la versión italiana de la oración se empareja con el rezo tradicional en español, que dice "no nos dejes caer en la tentación".

Cabe destacar que la versión en español no tendrá modificación alguna. "No habrá cambios, porque no se trata de una modificación teológica, sino que es un ajuste gramatical, por temas de traducción", explicaron a Clarín desde la Conferencia Episcopal Argentina.

 

El cambio en la versión italiana adelantado por el cardenal Gualterio Basetti podría desembocar en modificaciones en las versiones en otras lenguas que siguen ese idioma, como el inglés, aunque las primeras versiones periodísticas mostraron este jueves un rechazo a la modificación del texto anglosajón.