Policiales Miércoles, 11 de septiembre de 2019

El médico que manejaba ebrio y mató a un chica en el Acceso Sur ya está en su casa

Se trata de José Paulos, quien chocó el 8 de mayo a un taxi en el que viajaba la víctima, Luciana Montaruli.

Por Redacción LA

La Justicia le dio el beneficio de la prisión domiciliaria al médico José Paulos (34) quien está acusado por la muerte en un siniestro vial de la joven Luciana Montaruli (27).

Paulos está imputado por homicidio simple con dolo eventual, delito que tiene una pena que va de los 8 a los 25 años de cárcel. Al momento de choque iba una velocidad “no prudencial" y con estado de alcoholización altísimo: 2,79 gramos en sangre.

 

La jueza Patricia Alonso consideró que ahora no existe “riesgo procesal” y por lo tanto aceptó el pedido de Juan Day, abogado del profesional de la salud, según explicó una fuente del Poder Judicial.

Además, la jueza le fijó al galeno una caución de 500.000 pesos. Ello, sumado a que tuvo en cuenta que quien se hará cargo del cuidado del imputado será su madre, fueron los motivos en los que la magistrada basó su decisión.

Muerte en el taxi

El siniestro donde perdió la vida Luciana Montaruli ocurrió el sábado 18 de mayo a las 6.30, en el Acceso Sur, entre Rodríguez Peña y Alsina. También resultaron heridos el taxista Ricardo Ruiz (19) y Fernanda Egaña (24), quienes estuvieron internados.

Luciana, víctima fatal del hecho. | Facebook.

En esa jornada, el acusado circulaba en su Volkswagen Gol cuando chocó de atrás al taxi en el que iban las víctimas.

 

En junio pasado durante una audiencia de prisión poreventiva, la jueza Alonso se negó a un cambio de calificación; sostuvo que existía riesgo de fuga y que Paulos debía seguir encerrado.

En ese momento, la magistrada sostuvo que, como la pena que podría recibir en un futuro podría ser elevada (de 8 a 25 años), existía riesgo de fuga. Sobre todo porque se trata de un profesional que tiene ingresos elevados y podría mantenerse en la clandestinidad.

La magistrada marcó al respecto dos indicios en ese sentido: el hombre cerró su cuenta de Instagram y se negó a dar su número de teléfono.