+ Deportes Jueves, 12 de abril de 2018 | Edición impresa

El Lobo prepara la vuelta

Gimnasia sumó un resonante triunfo en Villa Ramallo, donde se impuso por la mínima diferencia a Defensores de Belgrano.

Por Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

¡Cuántas sensaciones recorren hoy el cuerpo de los hinchas mensana! ¡Qué cerca está el Lobo de retornar a la B Nacional! Gimnasia acaricia el objetivo del año de la mano de un Marcelo Fuentes cada vez más reconocido y con el coraje de un plantel que saca puntos aun cuando no juega bien.

El triunfo de anoche frente a Defensores de Belgrano, 1-0, en Ramallo, lo deja como único líder de una fase que termina irremediablemente con el ascenso. ¡Qué cerca estás, Lobo!

La primera parte del partido estuvo signada por un ritmo muy dinámico, aunque sin la claridad aconsejada para resolver las diversas situaciones. Dejó mejores sensaciones el conjunto local, desde la conducción de Cartechini y Torres. Por las bandas, Castro y Bonetto impusieron condiciones y todo fue demasiado forzado para el equipo mendocino.

Aunque se notó la solidez habitual en la zaga compuesta por Mondino y Marín, el Lobo defeccionó en la zona media, donde hubo poca participación de Briones, Garay y especialmente de Llama, quien estuvo demasiado contenido. 

Bajo ese panorama, las ocasiones de gol escasearon y todo fue más por fuerza que por inteligencia para desequilibrar. Gimnasia apostó a alguna aparición determinante de Palacios Alvarenga, pero el paraguayo estuvo demasiado solo en la ofensiva y casi nunca se encontró demasiado cómodo para recibir.

Los dos reconocían las virtudes del rival y, con las posiciones más altas de la tabla en su poder, daba la sensación de que ninguno iba a arriesgar más de lo recomendable. Parecía, porque para el próximo capítulo podían venir sorpresas. 

El vestuario, refrescar la cabeza y dar descanso a las piernas dio nuevos aires a ambos equipos, quienes salieron al complemento con otro chip. El Lobo dio las primeras señales con más intensidad en el juego y otra profundidad en sus ataques.

Sin embargo, Defensores de Belgrano no se quedó atrás y también se mostró más vertical en su intención de jugar el balón. Una clara acción por lado marcó el inicio de una etapa que planteaba la necesidad de arriesgar para sumar frente a un rival directo en la pelea por ganar el Pentagonal.

Con el correr de los minutos, el partido volvió a caer en una meseta. Ninguno de los dos supo cómo romper el sistema defensivo rival y mucho costó progresar en el campo de juego con el balón por abajo.

Sin embargo, este Lobo tiene una jerarquía que lo hace diferente, aunque no tenga una buena noche. La calidad de sus nombres le alcanzó para abrazar un triunfo que lo tiene a un paso del ansiado retorno.