Espectáculos Sábado, 8 de junio de 2019 | Edición impresa

El K-pop: un sentimiento que vino de Oriente

Potentes coreografías, colores estridentes, melodías pegadizas... la música coreana, y toda su cultura, ganan cada vez más espacios.

Por Daniel Arias Fuenzalida - darias@losandes.com.ar

Pongamos un ejemplo: el videoclip de “Ahora te puedes marchar”, de Luis Miguel, calcado en una versión siglo XXI, con los mismos planos, estupenda producción de sonido y una pronunciación extraña del español, pues el cantante no es latino... ¡sino coreano! ¿De dónde salió este híbrido?

La versión de Super Junior de la canción del llamado Sol de México es una expresión típica del llamado K-pop, que literalmente podría traducirse como “pop coreano” o, más extensivo, cultura popular coreana, de por sí muy “occidentalizada”.

 

Es que la música estadounidense se fue sedimentando a lo largo de décadas en Corea del Sur, donde llegó a incorporarse totalmente a su cultura. Por ejemplo: Marilyn Monroe llegó a hacer unos shows para las tropas cuando éstas habían ocupado esa punta de la península luego de la Guerra de Corea. Fue tanta la asimilación del rock, que en 1968 ya se hacían concursos de bandas en Seúl. La beatlemanía había golpeado fuerte en todas partes. 

Con el tiempo, esa música fue volcándose al pop. Eran los ‘90 y, mientras en occidente sonaban las Spice Girls y los Backstreet Boys, en esos lugares los ídolos adolescentes también captaban millones. Seo Taiji & Boys mezclaba rap, rock y tecno, pero había muchos grupos más: masculinos, femeninos, mixtos, solistas, que se expanderían por todo ese territorio, donde ciertamente ese sonido actual y pegadizo no tendría mucha resistencia. Habían nacido las “Idol Bands”.: H.O.T., Shinhwa, GOD, SES y SechsKies, entre otras.

 

Las industria disquera advirtió el fenómeno y creó sellos especializados, como SM Entertainment, que terminaron creando un verdadero “star system”, en el que sus ganancias eran directamente proporcionales al tamaño del ídolo que lograran crear.
Y decimos “crear” en sentido literal, pues seleccionan desde muy jóvenes a los talentos, que pasan años enteros entrenándose en canto, idiomas, baile y hasta lookeo. Es una industria competitiva, donde prima la belleza y la juventud: de hecho, cuando esta pasa, la fama también.

Gentileza

En el 2000, el K-pop había adquirido un estilo característico, definido por altos niveles de producción, destreza en las coreografías y una estética colorida, maximalista. Aunque no fue hasta el 2012 que “Gangnam Style”, de un tal PSY, quebró todos los récords en las plataformas de video digitales. Esa canción, recordada por el baile del caballo, es un buen ejemplo y una sofisticada ironía de lo que es la cultura más rica y ostentosa de Corea del Sur. El K-pop llegó a todas partes y rompió todos los límites. 

 

Y se masificó más en nuestro país cuando, en el 2014 y 2015, Marcelo Tinelli lo sumó a los ritmos del “Bailando por un sueño”. Sobre todo entre los jóvenes (y algunos no tanto, que traen el gusto de aquellos ídolos del ‘00) han empezado a tenderse lazos para disfrutar en vivo de esta cultura riquísima, múltiple y cambiante. 

Así como en Mendoza el Mendotaku transplantó la cultura japonesa a nuestras veredas, la Korean Fest, más nueva, ha propuesto lo mismo. 

 

El evento 

Hoy tendrá lugar en la Nave Cultural la tercera edición de la K-Fest, convención de K-Pop de la Ciudad de Mendoza dedicada al Hallyu (ola coreana, que se utiliza para describir a los conceptos de entretenimiento coreano en general).

Entre las 13 y las 21, pasarán todo tipo de agrupaciones de K-pop, incluso mendocinas. Además, se organizaron charlas culturales, clases de baile, proyecciones, comida asiática y otras actividades relacionadas al entretenimiento. 

 

¿Una perlita? Hay expectativa por la llegada, de Cochabamba (Bolivia), de Brandon y Leandro, hermanos que comparten el escenario desde hace 6 años y forman parte del conocido grupo LFB-K.También llegarán el bailarín FranHen y Hyemin.

El valor de la entrada en la puerta de la Nave es de $250. O por venta online, con pago con tarjetas, por Eventbrite en: koreanfest.eventbrite.com.ar