Sarmiento Sábado, 8 de septiembre de 2018

El joven-viejo con una capacidad irresistible para la acción

Elizabeth Lúquez Sánchez nos trae la descripción sobre Sarmiento del educador Juan Mantovani.

Por Redacción LA

"Una de las descripciones más fidedignas de Sarmiento es la de Juan Mantovani", comienza la dra en Educación y licenciada en Historia, Elizabeth Lúquez Sánchez, en diálogo con Los Andes.

La jefa de la cátedra de Historia de la Educación Argentina y Latinoamericana en la facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo precisó que en uno de sus libros, Mantovani lo caracteriza como un joven-viejo: "joven por su edad, pero por su capacidad de mirar el futuro, el progreso era un viejo para su época".

Sarmiento "era cósmico y volcánico; excesivo y avasallador; cambiante, arbitrario y contradictorio; áspero y categórico; claro y tolerante; suma de genio y pasión, con una visión optimista de la historia y con una capacidad irresistible para la acción que hirió tradiciones e intereses", apuntó Luquez Sánchez.

Juan Mantovani nació un poco más de 10 años después de la muerte de Sarmiento (14 de octubre de 1898), en San Justo (provincia de Santa Fe). Y recibido como profesor de Pedagogía y Ciencias Afines en la Universidad Nacional de La Plata, promovió en su práctica docente y a través de sus escritos un sentido de la educación contrario al utilitarismo, al saber hacer y y su preocupación se sintetizó en las preguntas ¿para qué se educa? ¿qué hombre se quiere formar?. Mantovani -según la Biblioteca Nacional del Maestro- formó parte del Movimiento de la Escuela Nueva.