Sociedad Sábado, 25 de enero de 2020 | Edición impresa

El jinete que volvió a nacer en Jesús María: “Sigo sin recordar nada”

Francisco Haacker cayó del caballo que domaba en el festival cordobés y sufrió lesiones graves.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Francisco Haacker (22) volvió a nacer el último fin de semana. A seis días del accidente, no recuerda absolutamente nada de lo que pasó en la previa a su caída del caballo, ni del momento en que la cabeza del equino golpeó contra su maxilar y lo noqueó. Tampoco tiene recuerdos del golpe seco de nuca contra el suelo del campo del Festival de Doma y Folclore de Jesús María. 

“Lo primero que vi fue todo blanco, después vi algunas enfermeras y no entendía nada. Hasta que entraron el muchacho que había viajado conmigo y los otros integrantes de la delegación. Ahí los reconocí y ellos me dijeron que ya era lunes, que me quedara tranquilo, que ya estaba bien y que ellos estaban conmigo”, destacó Francisco con timidez y en la tranquilidad del predio donde vive en el piedemonte lujanino, que pertenece a su jefe.

 

Haacker se convirtió en el tercer accidentado del tradicional festival de esa localidad cordobesa y, aunque estuvo más de 24 horas prácticamente dormido, la sacó barata. “Me gustaría estar de nuevo en Jesús María y voy a hacer todo para clasificar y participar el año que viene, si Dios quiere. Mi sueño era llegar, es como para un futbolista poder jugar un mundial”, contó con humildad sobre su primera experiencia en el evento.

Orlando Pelichotti / Los Andes

“Me parece que sería muy bueno usar casco y otros elementos de seguridad en las jineteadas. En algunos lugares de Buenos Aires ya se están usando, y también chalecos. Y en Jesús María dicen que el año que viene lo van a hacer obligatorio”, resumió el joven. Y agregó que está seguro de que, si hubiese llevado casco, al momento de la caída ni siquiera habría habido motivo de preocupación. “Es como el Dakar: los participantes nunca saben qué va a pasar y están expuestos a los accidentes”, reflexionó.

 

También Haacker se refirió a las voces que desde hace ya varios años se alzan contra las jineteadas y domas, y que hacen hincapié en el maltrato a los animales. “Los caballos están bien cuidados, bien alimentados. Muchas de las cosas que se hablan son desde el desconocimiento. Las espuelas están mochas, no es que los lastimás. De hecho, esos caballos que se usan para tirar carretelas sí sufren y los maltratan. Me gustaría que mucha de la gente que habla de maltrato se arrime a una jineteada para ver si hay. Un tropillero cuida como un hijo a su caballo”, agregó.

Orlando Pelichotti / Los Andes

Dedicación

Santafesino de nacimiento, Francisco Haacker llegó hace poco más de dos años a Mendoza. Tenía 19 todavía cuando incursionó en sus primeras jineteadas. “Antes me dedicaba al lavadero de zanahorias, en Santa Fe y en Mendoza. Era trabajador golondrina y me iba moviendo de acuerdo a la temporada. A Mendoza me vine solo”, relató el joven entre mate y mate. 

 

Su padre falleció y su mamá vive todavía en Santa Fe. Ella lo llamó prácticamente todos los días mientras estuvo internado en la Clínica Jesús María. “Estaba preocupadísima”, recordó Francisco.

En la medida en que se fue adentrando y perfeccionando en el mundo de las jineteadas, comenzó a participar también de distintos eventos en San Juan, San Luis, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires. Y así fue forjando también su sueño de participar en Jesús María; sueño que hizo realidad este año.

 

“Viajamos el martes 7 de enero con mi compañero Emiliano Balderrama y allá nos encontramos con el resto de la delegación mendocina. Me estuve preparando todos los días antes de ir, practicando y cuidándome con la comida”, siguió. 

Orlando Pelichotti / Los Andes

El fin de semana del 9 y 10 de enero Haacker también participó de algunas jineteadas y llevaba siete domas antes de la que culminó en el accidente, el sábado pasado. La categoría en la que participó el joven jinete es “Monta gurupa”.

 

Esa misma noche fue trasladado a la clínica, donde le diagnosticaron traumatismo encéfalo craneal y traumatismo cerrado de tórax. Entonces no recordaba lo que había ocurrido, ni reconocía a sus compañeros de delegación ni familiares. De hecho, Haacker sigue sin recordar nada de eso.

Recién el martes al mediodía recibió el alta médica y emprendió el regreso a su casa. “Recuperé los recuerdos de todo, de lo que pasó antes de esa noche. Pero del momento en que estaba jineteando, sigo sin recordar nada”, acotó. Y contó que el jinete entrerriano que cayó de su caballo esa misma noche sigue con un estado de salud delicado. “Se quedó enredado, por eso la pasó peor”, explicó.

 

Me verás volver

Lejos de amedrentarse, Haacker tiene una meta más que clara: participar en 2021 de su segundo Jesús María. “Nunca pensé que iba a llegar, pero es el sueño de todo jinete. Y participar te pone piel de gallina, porque además hay un hermoso compañerismo. Ahora tengo que prepararme para los campeonatos de doma en Mendoza y en San Juan, ya que hay que clasificar. Y van cuatro jinetes por provincia”, concluyó entusiasmado.