Opinión Jueves, 2 de enero de 2020 | Edición impresa

El huevo y la gallina económicos - Por Arnold Rubén Simoni

Por Arnold Rubén Simoni - Lic. en Ciencias Económicas (UNCuyo)

Opinan economistas que en un país desarrollado, por cada punto que crece la economía, crece 0,5% el empleo y en uno emergente, el 0,4%.

La gran duda en dicho aspecto, no son las cifras que se dan por ciertas, sino el orden de los fenómenos económicos. Es decir, ¿qué es lo primero: el crecimiento económico o el empleo? 

Conforme está expresada la relación, sería el crecimiento económico el que hace crecer el empleo.

Sin embargo, conviene que analicemos qué es crecimiento económico.

Crecer, en materia económica es aumentar la producción, que se refleja en el índice Producto Bruto Interno (PBI).

Empleo es ocupación de la mano de obra o mejor dicho del factor humano. 

Lo contrario, desocupación, desde el punto de vista económico es similar a desempleo, que se define normalmente como la situación del ciudadano que carece de empleo u ocupación.

La desocupación aparece cuando una parte de la economía está inactiva, que sucede por hechos económicos que traban, perjudican o impiden las transacciones, tales como excesivas reglamentaciones, precios falsos, desequilibrio económico e inflación. ¿Qué implica aumentar la producción? Sin lugar a la menor duda, implica mayor uso de los factores de producción: materias primas, materiales y mano de obra, además del capital constituido por herramientas, instalaciones, etcétera. 

Pero las materias primas, los materiales y el capital por si solos no pueden producir absolutamente nada; requieren para conseguir nuevos productos, inevitablemente la acción humana: empresaria, directiva y/o ejecutiva; mano de obra.

En consecuencia, el orden de los fenómenos económicos indica que para incrementar la producción primero está el empleo. Por lo tanto corresponde decir: en un país desarrollado, por cada 0,5% que crece el empleo aumenta un punto la economía y en uno emergente, por cada 0,4% de crecimiento del empleo, aumenta, también, un punto la economía.

¡Eureka!, ha cambiado del día a la noche la conclusión económica. No es el crecimiento económico (PBI) lo que hace crecer el empleo, sino todo lo contrario, el empleo hace crecer la economía. 

Entonces,  los países emergentes, es decir con menos actividad económica que los desarrollados, requieren menor esfuerzo para conseguir el mismo resultado. ¿Es correcto?  ¿Es lógico?

Creo que sí. Es una cuestión matemática, no económica. Los países desarrollados, tienen por definición más producción que los emergentes por lo cual el mismo porcentaje en una cifra mayor determina un mayor resultado.

Por ejemplo: 0,4% de 500, es 2 y de 1000 es 4. Interpretando los números, diríamos: el mismo porcentaje de aumento de actividad laboral, en un país emergente, significan 2 puntos de incremento y en uno desarrollado, 4 puntos. Lo extraordinario, lo realmente importante en este caso, no es solo reconocer el orden de los fenómenos económicos, sino confirmar que el desarrollo económico comienza con el empleo.

En consecuencia, para incrementar el Producto Bruto Interno es indispensable aumentar la actividad laboral, que no implica liberarla, sino simplemente no trabarla.