Espectáculos Domingo, 31 de marzo de 2019 | Edición impresa

El grotesco tiene quién lo ponga en escena

La compañía universitaria prepara la obra “Cabe en un pez”. Una propuesta que homenajea a la historia argentina. El martes, en la Enkosala.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Desde que el actor Fernando Mancuso oficializó su lugar como director del elenco de la UNCuyo, el grupo fue moldeando su propia impronta hasta lograr un lenguaje común y una búsqueda que no se negocia: hablar sobre el escenario de aquello que nos representa y la hacer pie en la identificación del teatro nacional.

 

Desde hace casi una década, el dramaturgo y director está al frente del elenco y también asume su rol como actor. Pero si recopilamos la vasta historia que tiene el grupo que nació en 1949, figuras como Galina Tolmacheva, Juan José Beoletto, Fernando Lorenzo, Maximino Moyano, Eloisa Cañizares, Enrique Rima y Tulio Carella, entre otras, dirigieron el espacio que hoy consolida y desarrolla su trabajo de manera dinámica, gracias a la existencia de una sala propia: la Nave Universitaria. 

La cómica visión del ser nacional

El grotesco criollo es por excelencia el género que atraviesa el trabajo y la búsqueda estética del grupo. El repertorio completo de la obra de Armando Discépolo, textos de Roberto Cossa y Francisco Novoa fueron parte del recorrido.

Y en esta última década el elenco se volcó por buscar su propia poética. Así surgieron montajes como “El cielo de todos”, “Bicidoro” y “Ropa del alma”. 

 

El próximo martes 2 de abril y en coincidencia con la conmemoración del Día del Veterano y los Caídos en la Guerra de Malvinas, en el marco del XVII Encuentro de Teatro por la Memoria, estrenan “Cabe en un pez”, la pieza de creación colectiva protagonizada por Mancuso y Francisco Molina. 

En esta obra, el valor de la memoria y el devenir de la historia nacional en los últimos treinta años, tienen importancia en el relato. 

“Cabe en un pez” se centra en la vida de Calixto Cejas, un ex combatiente de Malvinas, que habita el estómago de un enorme cetáceo desde hace 30 años. Allí protege un secreto y un tesoro desde el hundimiento del buque Gral. Belgrano. Pero su hábitat se altera con la llegada de Jorge Leguizamón, un turista que también fue tragado por el animal y a quien Calixto confunde con un soldado británico. Ambos deben convivir sujetos a la decisión de la ballena de expulsarlos. 

La memoria, la identidad, la guerra y la historia argentina son los tópicos. 

“El grotesco es la estética que me abarca desde la dramaturgia e intento casi en todas las obras introducirlo como parte de mi poética personal. Es una estética que con el tiempo nos acompañó, quizá como una de las más genuinas representaciones de nuestro teatro nacional”, sintetiza Fernando Mancuso sobre la identificación del trabajo con el género teatral. 

 

Al margen de la búsqueda estética que los identifica, el elenco de la UNCuyo evolucionó a lo largo de su historia, ocupando un espacio importante en la escena mendocina que es reconocido a nivel nacional e internacional. Y a lo largo de la temporada repone sus últimas puestas de manera constante.

“El elenco tuvo un crecimiento formidable, porque surgió la necesidad de escribir nuestros propios textos. Yo solo he puesto en palabras la búsqueda colectiva. Y eso marcó una explotación creativa, porque potenció el trabajo de los actores. Nos permitió discutir sobre nuestras prácticas y arribar a productos que nos representen, que nos incluyan y hablen de nosotros”. 

La ficha

Cabe en un pez

Dramaturgia y dirección: Fernando Mancuso.

Actúan: Francisco Molina y Fernando Mancuso.

Día y hora: martes 2 de abril, a las 22.

Lugar: Enkosala (Almirante Brown 755, Godoy Cruz). 

Entrada: $120.