Política Viernes, 12 de julio de 2019 | Edición impresa

El Gobierno tensó la cuerda con los sindicatos opositores

Macri fue el primero en fustigar a Moyano (Camioneros), Biró (pilotos de líneas áreas) y Palazzo (Bancarios).

Por Víctor Laurencena - Corresponsalía Buenos Aires

A un mes de las primarias, el Gobierno decidió tensar al máximo la relación con los gremios opositores a los que acusó de “kirchneristas” que “agitan” con motivos electorales y apuntó contra los “patoteros” Hugo Moyano, Pablo Biró y Sergio Palazzo, tres de los sindicalistas más combativos.

La campaña del oficialismo busca “bajar” dos pájaros de un tiro: por un lado, poner en discusión el comportamiento de los referentes sindicales que se oponen a sus políticas y al mismo tiempo polarizar con el binomio de Alberto Fernández y Cristina Fernández.

“Cuando el señor (Hugo) Moyano cobra las cosas que cobra para su gremio, por izquierda, por derecha, lo que hace es dejar a mucha gente sin trabajo”, dijo Macri en una entrevista con CNN. Fue la segunda vez en menos de un mes que Macri criticó al secretario general del sindicato de Camioneros.

 

Según Macri, lo de Moyano es una práctica antigua, que en la década K se profundizó. “Es lo que hacía ese señor (Omar) ‘Caballo’ Suárez, que le cobraba 100 dólares a cada contenedor que entraba al puerto, y se apropiaba de parte del trabajo del productor que estaba en el Chaco o lo dejaba sin trabajo”, afirmó.

La respuesta sindical llegó a través del secretario general de la CTA de los trabajadores, Hugo Yasky, quien afirmó que “la derecha en la Argentina y ese pensamiento troglodita que representa Macri” quiere aniquilar al movimiento sindical. 

Por la tarde, Moyano respondió: “buscan es atacar a las organizaciones gremiales para que los trabajadores no tengan cómo defenderse”.

 

Volviendo al Presidente, en la misma entrevista Macri también apuntó contra Biró, líder de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), gremio que el último viernes realizó asambleas que provocaron demoras y cancelaciones en vuelos en las vísperas de un fin de semana largo. Y también disparó contra Sergio Palazzo, líder de la Asociación Bancaria.

“Palazzo es otro prepotente que quiere avanzar sobre un sistema que desde la tecnología le mejora el servicio a la gente”, dijo Macri al defender a su amigo Marcos Galperín, dueño de Mercado Libre que se cruzó con el sindicalista, quien quiere que esa empresa afilie a los empleados que tiene en la plataforma financiera Mercado Pago.

Sobre Biró, Macri dijo que “debería darle vergüenza que el 90 por ciento de los argentinos que no vuelan con frecuencia le paguen todos sus privilegios e ineficiencias” y agregó que Aerolíneas Argentina hoy “sigue costando” 2.000 millones de pesos por mes.

 

En ese sentido, según el presidente Macri, “Biró no solo no ayuda a que los argentinos no tengamos que poner ese dinero que necesitamos para mejorar la educación, llevar más agua y cloacas a gente que no tiene, sino que además se opone al desarrollo de otras líneas aéreas”.

El jefe sindical de los pilotos también le contestó al Presidente al afirmar que “la confusión y estigmatización de los dirigentes sindicales es lo único a lo que pueden aspirar porque los resultados de su gestión son malísimos”. 

Coordinados para el castigo

Las palabras del Presidente fueron el puntapié inicial para que otros miembros de su Gabinete, como la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, se refieran al enfrentamiento ocurrido el miércoles entre dos seccionales gremiales que se disputaron a los tiros la representación de los trabajadores del frigorífico Ecocarnes S.A., de la localidad bonaerense San Fernando, con un saldo de dos heridos de bala.

 

Sica afirmó en comunicado oficial de su Ministerio, que “los gremios en donde tenemos problemas son los que se han encolumnado públicamente dentro del kirchnerismo. Hay elementos para pensar que están empezando a agitar un poquito más por el momento de campaña electoral”. 

El funcionario olvidó que uno de los sectores que se enfrentaron en San Fernando está liderado por José “Beto” Fantini, un dirigente histórico del sindicato de la carne y hombre cercano al oficialismo, que en marzo de 2018 fue invitado a Europa dentro de la comitiva del exministro de Trabajo, Jorge Triaca.