Política Domingo, 16 de febrero de 2020 | Edición impresa

Suárez negocia con un sector del PJ el aval para la nueva deuda

Negociará hasta último momento para conseguir mañana la media sanción a la pauta de gastos, incluyendo la autorización para tomar deuda.

Por Fernanda Verdeslago - Especial para Los Andes

Las negociaciones entre el oficialismo y la oposición por el Presupuesto provincial se han dilatado demasiado para el gusto del Gobierno. Mañana podría aprobarse la propuesta oficialista, aunque el hueso duro de roer es por estas horas el endeudamiento por los 300 millones de dólares.

Para ello, la clave parece estar en las intendencias peronistas, interesadas por las obras pero a la vez detrás de una postura dura del Partido Justicialista que es la de no avalar la deuda en moneda extranjera.

 

Así se interpretó en la reunión que hubo en Buenos Aires entre la senadora nacional Anabel Fernández Sagasti y los jefes comunales Martín Aveiro (Tunuyán), Roberto Righi (Lavalle), Emir Félix (San Rafael), Matías Stevanato (Maipú) y Fernando Ubieta, junto a la única administradora municipal como es Flor Destéfanis (Santa Rosa).   

Desde un sector del peronismo reconocieron a Los Andes que ha habido contactos de intendentes con el radicalismo durante el fin de semana. “No tengo dudas de que los han llamado”, dijo un peso pesado del otro sector a este diario, para no desmentir los contactos.

 

El entendimiento implica reducir el monto del endeudamiento en dólares (300 millones pide el oficialismo), además de sumar obras en departamentos del PJ a cambio de los votos al proyecto oficial de Presupuesto, según contó uno de los peronistas conciliadores (ver página 21).

Es que Rodolfo Suárez necesita de dos tercios de ambas Cámaras legislativas para contar con ese aval. Para ello son clave votos peronistas, sector que movió las piezas la última semana presentando un despacho en minoría con otra propuesta.

 

Contando los votos

En el mapa de la Cámara baja son 48 los pulsadores a disposición, de los cuales Cambia Mendoza cuenta con 27. Para llegar a los dos tercios necesita 5 votos más y ahí está la negociación.

Mario Vadillo y Pablo Cairo son los dos representantes de Protectora. En un comunicado oficial, pidieron que el PJ no se eche para atrás con la propuesta. Si bien estos votos parecieran estar en contra del oficialismo, no está cerrado su apoyo.

 

El Partido Intransigente aporta a Eduardo Martínez y sería otro de los apuntados, aunque ya anticipó públicamente el apoyo “a la alternativa presupuestaria presentada por el bloque Frente de Todos”.

En el hipotético caso que Suárez y compañía cuenten con esos votos, le faltarían dos que deberán venir del PJ porque la postura del Frente de la Izquierda y los Trabajadores es conocida. “Ya sabemos que te dicen que no a todo”, cuentan en la Legislatura.

 

El ajedrez, entonces, se despliega en los departamentos con administración justicialista, en donde el paceño Fernando Ubieta, la santarrosina Flor Destéfanis y el tunuyanino Martín Aveiro quedan sin posibilidades porque no tienen representantes de su riñón en las bancas.

Por el lado del lavallino Roberto Righi, tiene a Edgardo González. Matías Stevanato, de Maipú, cuenta con Duilio Pezzutti. Por otro lado, Germán Gómez, Paola Calle y Liliana Poponet llegan desde los pagos del sanrafaelino Emir Félix.

 

Otro frente a tener en cuenta es el de los sanmartinianos que siguen respondiendo a Jorge Giménez, aunque no esté en la intendencia: Cristina Pérez, Carlos Sosa y Laura Soto. Desde el bloque sostienen que hay buena relación con Fernández Sagasti y también con los intendentes.

Tampoco hay lealtad asegurada por parte de los legisladores o las legisladoras que respondan a Unidad Ciudadana. “No pongo las manos en el fuego por nadie”, aseguró otro representante del PJ.

 

El lunes se develará si el peronismo vota en bloque o -como busca el Gobierno- lo hace dividido. Seguramente la rosca durará hasta minutos antes de ingresar al recinto.

Es que con el Presupuesto, el Gobierno provincial se juega otra parada fuerte en la Legislatura después del duro revés de la reforma de la Ley 7.722 y la posterior derogación. Por eso espera que mañana haya buenas noticias legislativas y que la sonrisa, esta vez, no se desdibuje.

El roll over,  la otra apuesta del oficialismo

El otro punto en el que Cambia Mendoza necesita los votos del peronismo para alcanzar los dos tercios que impone la ley es para el canje de vieja deuda por $ 6.500 millones. “El PJ ha puesto muchos condicionamientos para que el Ejecutivo pueda llegar a una negociación. Con todas esas condiciones casi se vuelve inútil la autorización del PJ”, explicó el presidente del interbloque de Cambia Mendoza en Diputados y presidente de la Comisión de Hacienda, Jorge López.

 

“Si no podemos conseguir el roll over, los $ 6.500 millones no se podrán negociar y tendremos que pagar. Después tendremos que ver de dónde saldrá el dinero, qué planes de obra pública no se van a empezar o qué plazos de ejecución se van a estirar”, agregó el legislador oficialista.

En total, en el presupuesto se estipulan $ 9 mil millones para obra pública. Esa partida es una de las que se recortaría para cubrir el roll over.