Policiales Martes, 10 de septiembre de 2019

Femicidio de Julieta González: Andrés Di Césare declaró y negó haber matado a la joven

El acusado dio detalles de lo que habría hecho el 21 de septiembre del 2016, día del crimen. Este miércoles habrá alegatos en el juicio.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

En la recta final está el juicio por el femicidio de Julieta González (21), la joven maipucina asesinada a golpes hace casi tres años y cuyo cuerpo fue encontrado en Cacheuta. En el banquillo de los acusados está Andrés Di Césare (26), un muchacho con quien la víctima tenía una relación sentimental y que este martes declaró en el debate, negando el hecho. 

 

Ante los jueces Mauricio Juan, María Alejandra Ratto y Jorge Coussirat, el sospechoso volvió a desligarse del hecho y detalló qué movimientos realizó el 21 de septiembre del 2016, día en que Julieta desapareció y fue ultimada, según sostiene la fiscalía. 

Di Césare admitió que en aquella jornada estuvo con ella entre las 18 y las 19.15 aproximadamente, momento en que dejó a la chica en su casa y él también se dirigió a su vivienda. De ahí en más no tuvieron más contacto, ya que el imputado se fue al cumpleaños de su primo. Estos horarios resultan trascendentes en la investigación, porque para la fiscal Claudia Ríos el crimen se cometió entre las 18.40 y las 0 del 21. 

 

Durante la instrucción del caso el detenido declaró y reconoció una discusión con González, e inclusive contó que le propinó un golpe en la cara. Sin embargo, siempre sostuvo que no la mató. 

Antes de escuchar la versión de Di Césare, por la sala de audiencias pasaron tres testigos aportados por la defensa. Se trata de familiares de este joven. que también manifestaron su presencia en el cumpleaños del primo y dieron detalles de los horarios. 

 

Estos fueron los últimos elementos aportados por las partes, y este miércoles llegará el momento de los alegatos. Los abogados defensores, Fernando Lúquez y Pablo Cazabán pedirán la absolución, mientras que la fiscal y la querella irán por la prisión perpetua. El acusado llegó imputado por homicidio agravado por violencia de género y por el vínculo, delitos que sólo preveen la pena máxima. 

Dependiendo la extensión en los argumentos, este miércoles también podría haber sentencia. 

El caso y las pruebas 

Julieta desapareció el 21 de septiembre de 2016. Su cuerpo fue encontrado maniatado en Cacheuta, cerca del penal Almafuerte. Fuertes golpes fueron la causa del deceso. 

Poco tardó la Policía en detener a Di Césare como sospechoso, ya que era conocida la relación entre ellos y, de a poco, las pruebas lo fueron implicando: los forenses encontraron su ADN en las uñas de la víctima -signos de defensa-; en su celular había búsquedas en Internet de cómo deshacerse de un cuerpo y consultando si un feto perduraba para un cotejo genético. Esto porque la joven le habría dicho que estaba embarazada de él. Además, sangre de la chica se encontró en el auto del detenido.