Economía Jueves, 19 de marzo de 2020

El economista Carlos Melconian planteó que hay que ayudar al empresario a pagar sueldos

Destacó que hay que evaluar bien a qué se destinan los recursos y que se debe asegurar el pago de los salarios

Por Redacción LA

Aunque se espera que las severas restricciones a las que ha obligado la epidemia del coronavirus generen una recesión mundial, este contexto encuentra a la Argentina aún más complicada, después de un año de estar en esa situaciòn. Pese a que algunos rubros sostienen sus ventas o han tenido un incremento, varios otros están cerrando temporalmente las puertas por no poder atender al público. El economista Carlos Melconian destacó que el gobierno debe asegurar que no se produzca un colapso económico

 

"Hay que garantizar la tranquilidad del trabajo y del salario”, dijo. También advirtió que las discusiones ideológicas deben quedar atrás en estos momentos en los que, inevitablemente, el Gobierno debe apelar a la emisión monetaria. “Vamos a un gasto fiscal expansivo, no hay ninguna duda, con la maquinita de emitir, pero esto debe ser prolijo, ordenado y pensado”. Y pidió encolumnarse detrás del presidente, “que es el comandante en jefe en estos momentos de crisis”.

“La gente tiene que estar tranquila con que va a cobrar su salario y el empresario tiene que poder pagar, los recursos no son infinitos”, aseguró el economista este jueves en una larga entrevista con Radio Mitre. “La Argentina es un país sin mercado de deuda y sin moneda, cuando vemos y queremos imitar lo que están haciendo en el mundo, nosotros no tenemos con qué. Tenemos que imitar esas cuestiones sin tener con qué. Por eso hay que usar esos recursos eficientemente, en una economía que va a estar parada, sin mercado y sin deuda, y ser drástico con los que saquen los pies del plato”, aseguró.

 

Melconian habló de medidas contundentes que no dan lugar a la discusión entre gradualismo y shock. Aquí, las principales cuestiones que deberá atender el Gobierno en medio de la “economía de guerra” que se viene:

Salarios y empleo

Para el economista, la principal cuestión es que el Gobierno colabore con los empresarios para afrontar salarios y mantener el empleo. “Ayudar al empresario a que pague los sueldos y que se descomprima su colapso de la cadena de pagos. La contracara es que el empresario no saca personas del plantel. En este colapso hay que darle a la gente la tranquilidad de que se puede guardar y tiene su laburo y su sueldo”, dijo. Entre las posibles medidas, habló de procedimientos preventivos de crisis.

Según su opinión, el fisco debe apuntar a sostener empleos, salarios y no trabar la producción, pero sin dádivas. “Poner plata en la gente que trabaja es un cambio paradigmático para este Gobierno”, destacó.

De los costos que deben afrontar los empresarios -salarial, impositivo, financiero y de insumos-, Melconian consideró que el Gobierno debería ayudar con el costo salarial porque no es seguro que una baja en los impuestos tenga un efecto en asegurar el pago de salarios. Luego, será necesario precisar en qué tamaño de empresa se realiza el corte a partir del cual reciben o no esa ayuda.

Evitar el corte de la cadena de pagos

En el capítulo financiero, Melconian advirtió que en la administración de recursos con escasez no tiene sentido hablar de crédito para reactivar el consumo en una economía que está en estanflación hace ocho años. “El shock en el sistema financiero es para evitar un corte de crédito en cadena de pagos. Nadie está esperando una reactivación. Si está todo el mundo cagado y encerrado”, señaló.

Poner cepo a la economía

“El mercado cambiario ajusta solo por caída del mercado importador y de turismo. La caída de las exportaciones va a ajustar por ahí. Es un modelo que tiene que comprar dólares, no hay que tener ninguna timidez en recontra cepear la economía mientras dure la economía de guerra. No van a venir a pedir ahora un régimen cambiario de flotación. Esto tiene que ajustar, las importaciones solas van a bajar por la recesión”, anticipó.

Melconian señaló que hoy no le da importancia a la brecha entre el dólar oficial y los otros dólares que se manejan en la economía. Y descartó que una devaluación, en este contexto, pueda ser beneficiosa para la economía. “No hay ánimo. No le doy pelota hoy a la brecha. Si devalúo hoy un 25% no voy a empezar a mandar camiones de productos a Brasil. No me volví loco, pero estamos en una economía de tres meses de guerra.”, afirmó

Precios e inflación

Otra cuestión que destacó el economista es no evitar un conflicto de oferta de productos en un período donde la gente necesita abastecerse de alimentos. “Tiene que haber oferta fluida sin incremento de precios. Es muy hijo de puta el que en este esquema de economía de guerra se hace el vivo. En un escenario donde tenés que estar en tu casa sin gastar ¿de qué hiperinflación estamos hablando? La gente tiene que ver si tiene comida para los próximos 15 días", afirmó.

Deuda y reperfilamiento

“Lo que el mundo tiene que entender es que estamos nosotros también en guerra. Hoy hay plafón para que reanudemos la negociación en tres o cuatro meses y ver cómo sigue esta película", dijo el economista.

Y sugirió a la dirigencia política darle las herramientas y el mandato al presidente de la Nación para desarrollar una negociación seria con los bonistas con ley Nueva York y que la deuda que corresponde a tribunales locales, puede esperar. Sobre la deuda en pesos, señaló que va directo a un reperfilamiento. “Hay que perder la timidez al roll over de la deuda interna en pesos”, señaló.

Emisión monetaria

Durante la charla, el economista se refirió al “embudo monetario” y señaló que no hay otra alternativa que la emisión. Pero advirtió que también es el momento para evitar todos aquellos gastos innecesarios.

Hay que emitir y cerrar cualquier otro grifo. Es una oportunidad de la clase política para cortar todos los gastos al pedo. La emisión, en la economía de guerra, tiene que estar destinada al gasto salud, que no se pare la producción en lo que hay demanda y plata para la gente se quede tranquila de que tiene lauro y salario”, detalló el ex presidente del Banco Nación.

Sobre la escalada de la inflación que genera la emisión monetaria, Melconian advirtió que hoy no se puede seguir con el manual. “Tengo toda la vida pensando de forma diferente, pero esto es un quilombo”, se sinceró.

“Expansión va a haber, no es un triunfo de keynesianismo ni la caída de los neoclásicos, pero hasta que nos digan si cambió la curva, con el consenso de los médicos y una honesta estadística, es vital que cuando se corte hay que tener un programa”, concluyó.

Fuente: Infobae