Espectáculos Sábado, 25 de mayo de 2019

El director de "Okja" le ganó a Tarantino y Almodóvar en Cannes

Se llevó el premio máximo por su película "Parásito". Antonio Banderas ganó como mejor actor por "Dolor y gloria".

Por Redacción LA

Cannes coronó hoy con la Palma de Oro a una tragicomedia surcoreana con tintes sociales, "Parásito". Mientras Pedro Almodóvar tuvo que conformarse con el premio a la mejor interpretación masculina para Antonio Banderas por su papel en "Dolor y gloria".

La película autobiográfica de Almodóvar destacaba entre las favoritas, pero al director español se le escapó por sexta vez el grial del séptimo arte.

 

Ni siquiera estuvo presente en la ceremonia de entrega de premios, anunciados por el director mexicano Alejandro González Iñárritu, presidente del jurado.

Brasil dio la sorpresa: "Bacurau", dirigida por Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, recibió el premio del jurado, 'ex aequo' con la francesa "Los miserables".

 

"Parásito", dirigida por Bong Joon-ho, era también una de las grandes favoritas de la crítica. Es la primera película surcoreana en obtener el máximo galardón y la segunda asiática consecutiva, después de "Un asunto de familia", del japonés Hirokazu Kore-eda en 2018.

 

El título es una irónica referencia a una familia de desempleados que malvive en un sórdido subsuelo sin apenas dinero para comer. Con una buena dosis de ingenio, se las arreglan para trabajar en una majestuosa mansión, al servicio de una familia de burgueses crédulos.

Nada sucede como esperado en esta tragicomedia que retrata con picardía las insalvables diferencias entre clases, arrancando risas y a la vez invitando a la reflexión sobre la injusticia social. "Quedamos fascinados por esta película y esta fascinación fue creciendo a lo largo de los días", dijo Iñárritu, en la rueda de prensa tras el palmarés.

Bong Joon-ho ya compitió por la Palma de Oro en 2017 con "Okja", una superproducción de Netflix con Tilda Swinton.

 

La francosenegalesa Mati Diop, primera mujer negra africana en competir por la Palma de Oro, ganó el Gran Premio -el segundo en importancia- con su ópera prima "Atlántico", una película con toques fantásticos que aborda el drama de los migrantes en Dakar.

Por su parte, "Bacurau" narra la historia de un pueblo autóctono de Brasil acechado por un grupo de asesinos estadounidenses. Sus directores contaron que su película es también un mensaje de "resistencia" frente al gobierno del presidente ultraderechista Jair Bolsonaro.

Los hermanos belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne, que ya cuentan con dos Palmas de Oro, se alzaron con el premio a la mejor dirección por "El joven Ahmed".

 

La cinta cuenta la historia de un joven musulmán de 13 años en Bélgica, que fascinado por el ejemplo de un primo muerto en la yihad, cae en el radicalismo islamista.

 

De las cuatro directoras en liza, además de Diop, la francesa Céline Sciamma convenció con "Retrato de una mujer en llamas", una historia de un amor prohibido entre dos mujeres en el siglo XVIII. Se llevó el premio al mejor guión.

En cambio pesos pesados del cine como el británico Ken Loach y los estadounidenses Quentin Tarantino y Terrence Malick se fueron con las manos vacías.