Opinión Sábado, 15 de febrero de 2020 | Edición impresa

El desafío del capitalismo - Por Arnold Rubén Simoni

El desafío del capitalismo es reconocer y plasmar en las cartas magnas que tal sistema es consecuencia del liberalismo.

Por Arnold Rubén Simoni - Ciencias Económicas. UNCuyo

Capitalismo es un sistema económico en el que los individuos privados y las empresas realizan  producción y  consumo mediante intercambio de bienes y servicios (por ejemplo: mano de obra por arroz, carne, legumbres, combustibles, luz, gas, etcétera) mediante transacciones (facilitado y ocultado por la moneda).

Aunque tiene sus orígenes en la antigüedad (los mercaderes y el comercio) su desarrollo es un fenómeno moderno que se considera establecido en la segunda mitad del siglo XIX, que se fue extendiendo a todo el mundo, siendo el sistema económico casi exclusivo hasta la Primera Guerra Mundial, tras la cual se extendió uno nuevo: el socialismo, que es opuesto al capitalismo.

De existir un fundador del sistema capitalista, se atribuye al filósofo Adam Smith (1723-1790) que fue el primero en describir los principios económicos básicos del capitalismo. 
En su obra clásica “Investigación sobre la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones” (1776) procura demostrar que es posible buscar la ganancia personal y mejorar la situación socio-económica social.

Antes había comenzado la separación económica de la filosófica. El mercantilismo transcurre desde el siglo XV hasta el XVIII cuando aparecen los modernos Estados nacionales. 

Fue necesario el cambio del régimen feudal y antiguo, basado en la agricultura, con clases sociales altas, la realeza, la nobleza y el clero propietarios de las tierras que los campesinos se encargaban de cultivar y  la aparición de una nueva figura: el empresario, para que el capitalismo se terminara de constituir.

Después de la Edad Media, el liberalismo permitió una filosofía social humanista que procura el desarrollo de las oportunidades de los seres humanos.      

Las leyes naturales que rigen el sistema socio-económico capitalista son las siguientes:

1ª. Ley natural: la necesidad humana.

2ª. Ley natural: Las necesidades tanto para las distintas personas como para un mismo individuo, son variables.

3ª. Ley natural: las consecuencias  de la necesidad humana, escasez de bienes y servicios y  vida en comunidad, son valor  y precio económicos.

4ª. Ley natural: valor y precio económico por ser derivados de la necesidad, también son variables.  

5ª. Ley natural: la variabilidad de la  necesidad, valor y  precio es lo que permite el intercambio y el encuentro de coincidencias. 

6ª. Ley natural: la variabilidad de las necesidades y sus consecuencias, el valor y el precio económico, determinan que cada persona aprecie en forma diferente la importancia de su necesidad.                                               

7ª. Ley natural: La economía política es de la polis, de la sociedad, de la comunidad, general, de todos, no de alguno/s en particular.

8ª. Ley natural: la necesidad es previa al esfuerzo, al costo, que requiere su satisfacción. 

9ª. Ley natural: la satisfacción de las necesidades es el beneficio  que requieren los individuos para lograr su cometido.  

Lo que no es natural, por supuesto, es antinatural y por ende utópico, quimérico, ficticio, contrario al bienestar social. 

El desafío del capitalismo es reconocer y plasmar en las Cartas Magnas que el capitalismo es consecuencia del liberalismo, del libre albedrío, y es político, de la polis, de la sociedad, de la comunidad, de todos no de y/o para alguno/s.

Lo que no implica que la comunidad no deba asistir como excepción a individuos que necesiten asistencia.

La función del Estado es velar, controlar, que se cumplan los principios básicos humanistas, reducir los gastos fiscales y gravámenes a su mínima expresión  y que nadie se aproveche de los otros.

Los más de 5 millones de inmigrantes al país,  antes y después de fines del siglo XIX, vinieron sin patrimonio alguno y casi todos lograron éxito en sus vidas económicas.