Policiales Jueves, 3 de enero de 2019 | Edición impresa

El denunciante de los sacerdotes faltó a la cita

Por lo tanto, la audiencia convocada por la Fiscalía del Valle de Uco, fue suspendida para hoy, con obligación de asistir.

Por Oscar Guillén - oguillenx@losandes.com.ar

Ayer,  la audiencia prevista por la Fiscalía del Valle de Uco, donde debía declarar el hombre que denunció a los dos monjes del  Monasterio del Cristo Orante de Tupungato , por el delito de abuso sexual , fracasó debido a que este no se hizo presente.

El denunciante había sido citado para que ratificara y ampliara su declaración contra Diego Roque y Oscar Portillo, dos sacerdotes oriundos de Buenos Aires que dirigen el monasterio, desde 1996. 

 

También iban a declarar la mujer y los padres del denunciante, pero ninguno se hizo presente en sede judicial.

Todos estos testigos tenían la obligación de presentarse a declarar porque  es  una  obligación pública. 

Para hoy

Ahora, desde la fiscalía que comanda el fiscal Javier Pascua se lo volvió a citar para este jueves, bajo apercibimiento de ley. Esto significa que si no se presenta, cae en el delito de desobediencia a la autoridad.

Por otra parte, hay que destacar que, si bien los delitos sexuales son de instancia privada y sólo son tomados por la justicia cuando la víctima denuncia, cuando ya lo ha hecho el asunto deja de ser de instancia privada y ya no hay marcha atrás.
También trascendió que hoy sumarán su declaración  cuatro testigos más, además del psicólogo que lo atiende.

Dura imputación

Los dos monje fueron formalmente acusados por "Abuso sexual simple, agravado por el abuso de autoridad"; "Abuso sexual agravado por acceso carnal y tentativa de abuso sexual con acceso carnal" y por "corrupción de menores y corrupción de mayores", ya que los supuestos abusos habrían ocurrido entre 2009 y 2015, años en que la presunta víctima llegó a la mayoría de edad legal.

 

En su momento si bien no detallaron la cantidad de hechos atribuidos a cada imputación, confirmaron que los abusos habrían ocurrido en el monasterio, en Tupungato, y también en la vía pública, en Capital. "La denuncia es de una sola persona contra dos, que cumplirían el rol de sacerdotes dentro de este monasterio, están vinculados sólo ellos", se aclaró en su momento.

La historia

Según se conoció, los presuntos abusos habrían comenzado cuando el denunciante era menor, en 2009, cuanto tenía 17 años y terminaron en 2015, cuando tenía 23, según la denuncia. Hoy el joven tiene 26 años, mientras que los curas, por su parte, tienen más de 50.

Hace un par de meses el denunciante, luego de trabajar la situación traumática con un psicólogo, decidió recurrir a la Justicia y denunciar a Roque y a Portillo, con la intención de "proteger a otros jóvenes".

Mientras esto ocurría y estaban detenidos, ambos monjes declararon "ser inocentes".