Política Viernes, 8 de noviembre de 2019 | Edición impresa

El Congreso seguiría sesionando hasta fines de enero

Alberto Fernández convocará a sesiones extraordinarias para aprobar las leyes que necesita en el inicio de su gestión.

Por J. J. Domínguez

El presidente electo, Alberto Fernández, tiene decidido convocar a sesiones extraordinarias al Congreso después de la celebración de Reyes y hasta fines de enero, con el fin de proponer, a los futuros diputados y senadores, aprobar una batería de proyectos de ley, entre los que se destacan los relacionados con la renegociación de la deuda.

Fernández tiene previsto presentar un informe del estado de la Nación en los primeros días de diciembre, para poner en conocimiento de la sociedad y a la política, sobre cómo recibirá al país tras la gestión de Mauricio Macri.

 

En ese marco, no descarta proponer al Congreso la sanción de una ley de Emergencia Económica, que otorgará al Poder Ejecutivo un mayor margen para tomar decisiones sin ataduras institucionales ni legales.

La Emergencia Económica fue instaurada en 2002, por el entonces presidente Eduardo Duhalde, en plena crisis socioeconómica tras la renuncia de Fernando de la Rúa y la salida de la convertibilidad. Esa ley se prorrogó y estuvo vigente hasta principios de 2016.

 

Durante esos años, los gobiernos kirchneristas pudieron mantener congeladas las tarifas de los servicios públicos, manejar con discrecionalidad partidas presupuestarias y aplicar la doble indemnización por despido.

Ahora Fernández podría proponer al Congreso la sanción de una nueva ley que declare la Emergencia Económica, aunque esto dependerá de cómo evalúe la situación en que encontró el Estado, que se plasmará en un informe que estaría listo el miércoles 4 de diciembre.

 

Todas estas definiciones se conocieron al término de un encuentro que mantuvieron en el Palacio del Congreso el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, y su sucesor, Sergio Massa, en el marco de la transición.

Fernández tiene previsto también rehacer las planillas del Presupuesto 2020 enviado por el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza.

 

En el equipo económico del futuro Presidente de la Nación consideran que el cálculo de gastos e ingresos debe rediseñarse debido a la volatilidad del dólar y la inflación. De esa ley depende la pauta de renegociación de la deuda, que es su principal preocupación.

El presupuesto está previsto que se debata en ambas Cámaras en diciembre, tras una extensión de las sesiones ordinarias hasta fin de año.

 

Entre diciembre y enero se tratarían otros proyectos que interesan a Fernández, como la creación, por ley, del Consejo Económico y Social, del Consejo de Seguridad y su ya anunciado plan de lucha contra el hambre. Para entonces, Fernández espera que el Congreso tenga sancionadas las leyes de Góndolas y de Alquileres.