Policiales Miércoles, 10 de abril de 2019

El chico detenido por la muerte de Nahuel Vitali recibiría una pena menor a 8 años

El caso está caratulado como homicidio en ocasión de robo. El otro implicado en la muerte del RRPP está en calidad de “testigo”.

Por Oscar Guillén

El único menor “retenido” por la muerte del joven RRPP Roberto Nahuel Vitali (18) podría recibir una pena que va de los 3 años y 4 meses a los 8 años y cuatro meses de “internación” en el ex Cose.

“Tarzán”(16), el adolescente  “retenido” por el homicidio ocurrido en la madrugada del sábado en la zona de los boliches de San Martin Sur, en las próximas horas pasará a la órbita de  Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil (ex Cose) en calidad de “internado” y sería imputado por homicidio en ocasión de robo, delito que tiene penas que van de los 10 a los 25 años.

 

Esta es la calificación que le dio  al caso el fiscal de Homicidios Horacio Cadile y se estima que será mantenida por la fiscal de menores Leticia Martí, quien se ha hecho cargo del caso, tras conocerse que “Tarzán” era menor. El fiscal entendió que no se trata de un homicidio criminis causa (matar par ocultar el robo de las zapatillas), delito que tiene pena de prisión perpetua.

Por otra parte, un menor que se presentó ayer por la tarde en una oficina fiscal de Las Heras  acompañado por su madre, y dio detalles del crimen, señalando al presunto autor, ha quedado en calidad de “testigo” y no como presunto coautor, como se deslizó en un primer momento.

Este adolescente fue la clave para cerrar el caso que hasta antes de su aparición, se consideraba como de difícil resolución.

 

El futuro del “internado”

De ahora en  más “Tarzán” quedará en la órbita de la justicia penal de menores y luego de que sea “internado” en el ex Cose iniciará un proceso que tendrá como eje principal “el interés superior del niño”, según explico a Los Andes un jurista especializado en el tema.

En este sentido una corriente -“garantista”- entiende que este interés es “desjudicialirzarlo”; en tanto que otra, más “mesurada”, sostiene que lo mejor es buscar la más adecuado para el menor.

Así la cosas, el juez que tome el caso puede decidir dos cosas: a) devolverlo a la familia; y b) internarlo en el ex Cose.

 

Luego de terminada la investigación, el chico será sometido a un juicio en un Tribunal Penal de Menores que deberá determinar tres cosas: 1) si existe responsabilidad penal (si el chico fue el culpable); 2) ordenar un tratamiento tutelar; y 3) esperar a que el adolescente cumpla 18 años para dictar una sentencia que puede ser el encierro en el ex Cose o bien la absolución.

El “tratamiento tutelar” dura un año y puede resultar positivo si el chico estudia, trabaja, tiene familia, su comportamiento es bueno, sus condiciones psicológicas son normales, etc. Teniendo en cuenta esto, el tribunal, luego de que cumpla este tratamiento, puede poner una pena o bien absolverlo.

En  este caso concreto la pena podría ser entre 3 años y 4 meses y 8 años y 4 meses ya que para los menores se considera el delito como una tentativa y, por lo tanto se bajan las penas a un tercio. .En general por ser menor y sin antecedentes, la pena final siempre será más cercana al mínimo que al máximo.