Sociedad Miércoles, 22 de enero de 2020

El bullying de los rugbiers que llevó a un inocente a estar detenido acusado de homicidio

Uno de los 11 detenidos por el asesinato de Báez Sosa (19) en Gesell quedó libre. Lo involucraron con un viejo "chiste" .

Por Redacción LA

"-¿Quién lo hizo?"

-Fue Pablo"

Pablo Ventura estuvo 4 días detenido junto a sus amigos rugbiers y compañeros de club de Zárate, todos involucrados en el asesinato del joven Fernando Báez Sosa (19) a la salida de un boliche en Villa Gesell. Luego quedó comprobado que el joven remero ni siquiera estaba en la ciudad balnearia al momento del homicidio, por lo que anoche recuperó la libertad anoche.

Su padre, José María Ventura -con quien el joven estaba cenando en Zárate la noche del brutal ataque en la Costa- destacó a los medios de comunicación que los compañeros de Pablo lo involucraron en el hecho "como una joda más".

 

"Cada vez que los chicos estos hacían una picardía, una pavada; ellos decían: ‘¿Quién lo hizo?. Pablo'”, detalló el hombre ante los medios periodísticos en los instantes posteriores a la liberación. Además, destacó que su hijo estaba "muy mal" y "hecho mierda" tras cuatro días preso. "Nos abrazamos cuando nos vimos y lloramos", reconstruyó respecto al reencuentro .

En diálogo con la prensa y luego de que el joven optara por no declarar, José María Ventura aseguró que su hijo sufrió "una broma más" por parte de los rugbiers

Pablo Ventura

Este acto de bullying ya estaba naturalizado entre los compañeros de Pablo. “Lo han dicho como una joda más. Pensarían que el chico no estaba muerto”, agregó padre del liberado; y descartó que sea una estrategia premeditada para involucrarlo. 

 

Pablo Ventura quedó dentro de la lista de los acusados -y posteriormente detenidos- luego que tres policías rastrillaran la casa donde se alojaban los rugbiers en Gesell, cuando ya habíans sido detenidos. Allí encontraron una zapatilla con sangre, por lo que uno de los efectivos preguntó de quién era el calzado. “De Pablo”, contestó uno de los detenidos. “Sí, de Pablo Ventura”, agregaron los otros. Así fue como el remero que estaba en Zárate cenando con su familia esa noche quedó involucrado en el caso.