Economía Viernes, 27 de septiembre de 2019

El Banco Central sumarió a personas y entidades financieras por infracciones al cepo

Según fuentes de la autoridad monetaria, ya se iniciaron sumarios a personas que adquirieron más de u$s 10.000 en septiembre.

Por El Cronista especial para Los Andes

El Banco Central (BCRA) inició sumarios en contra de personas humanas y entidades financieras por violaciones a las normas del control de cambios instaurado en septiembre.

Es porque compraron más de los u$s 10.000 mensuales autorizados por las nuevas regulaciones, o porque hicieron compras en efectivo por más de u$s 1000. Las personas investigadas, las fuentes no revelaron el número, quedan inhabilitadas para operar en cambios y quedan sujetas a la Ley Penal Cambiaria.

Técnicos de la entidad conducida por Guido Sandleris, sin embargo, creen que la aplicación de las sanciones será lenta y difícil, dado el desmantelamiento de la capacidad de control del banco tras el desarme del cepo kirchnerista luego de 2015.

Las personas sumariadas quedan inhabilitadas para operar en el mercado de cambios, están sujetas a la Ley Penal Cambiaria que establece multas de varias veces el valor de la operación y, en el extremo, hasta 8 años de prisión. Una fuente del BCRA dijo a El Cronista que hoy fueron notificadas personas humanas y entidades financierasque violaron las normas del control de cambios puesto en vigor el 1° de septiembre pasado.

 

Las infracciones, detalló, son compras por más de u$s 10.000 en el mes de septiembre, es decir por encima del tope fijado en la comunicación A 6770 que dio inicio a los controles de cambio.

También, dijo, hay personas a las que se les abrió un sumario por compras de dólares en efectivo por más de u$s 1000. La norma original establecía que montos mayores a debían comprarse con débito a cuenta, no en efectivo. Y modificaciones posteriores agregaron que ese era el monto máximo mensual permitido, dado que muchos clientes optaron por hacer varias compras de u$s 1000 cada una para eludir la redacción original de las trabas cambiaria.

Las personas sumariadas quedan inhabilitadas para operar en el mercado de cambios, están sujetas a la Ley Penal Cambiaria que establece multas de varias veces el valor de la operación y, en el extremo, hasta 8 años de prisión.

Por último, la misma fuente aseguró que entre los sumariados están entidades financieras que hicieron ventas por encima de lo que autorizan los controles de cambio. La normativa obliga a llenar una declaración jurada antes de cada operación en la que el comprador dice estar al tanto de los límites vigentes. Pero aún con ello, el BCRA espera que las entidades impidan toda compra por encima del tope permitido. Las considera también responsables.

 

Una segunda fuente de la autoridad monetaria confirmó la detección de operaciones que violaban las normas cambiarias, que entre otras cosas incluían a "coleros" que prestaban su nombre y cupo de acceso al mercadopara terceros.

Los sumarios estaban siendo elaborados esta mañana, según esa misma fuente.

Voceros del BCRA prefirieron no hacer comentarios.

Reactivan el control

El sector del BCRA encargado del control de las operaciones es la Superintendencia de Entidades Financieras y Cambiarias (SEFyC), y está a cargo de Fabián Zampone y Francisco Gismondi, dos de los miembros del directorio de la autoridad monetaria. Desde la imposición de controles de cambio el sector está de regreso en el rol de policía cambiario.

 

Algo que no hacía desde el último cambio de Gobierno y rol para el que perdió mucha de su capacidad operativa, luego de que el primer presidente del BCRA del gobierno de Mauricio Macri, Federico Sturzenegger, se dedicara a desmantelar los controles heredados del cepo.

 

Las nuevas normas, pudo confirmar este diario entre técnicos de la entidad, supusieron un desborde para el sector después de muchos años sin el nivel de vigilancia que supone un cepo. La aplicación de los sumarios, entienden, será lenta y difícil.

En febrero de 2016, la entidad redujo la capacidad operativa del área. En julio de ese mismo año, además, el sector dio de baja más de 60.000 sumarios al entender que habían sido iniciados por normas que ya habían sido eliminadas.

Matías Barbería