+ Deportes Opinión Lunes, 17 de junio de 2019 | Edición impresa

El Apagón comenzó en Brasil - Por Leandro “Tato” Aguilera

El nivel demostrado por nuestra Selección en el debut de la Copa América fue coincidente con la falta de luz que sufrió nuestro país.

Por Leandro Aguilera - Periodista mendocino de TyC Sports 

En la Argentina, Uruguay y parte de Brasil nos levantamos sin luz con la sorpresa generalizada, en los ciudadanos, que comenzamos ayer el día del padre con esa situación extraña, rara, en la que las explicaciones estaban ausentes porque nadie sabía qué pasó.

Con el correr de las horas, con la normalización del servicio en gran parte de nuestro territorio las hipótesis fueron muchas y los memes muchos más. Dentro de esa sensación de impotencia que tenía, ninguna de las opciones que escuché en cuanto a explicaciones o que leí por redes sociales me satisfizo porque la luz aumentó mucho en los últimos años como para que existan estos cortes. Ahora bien, si me dejan, voy a dar mi parecer en los siguientes párrafos.

Para mí el apagón comenzó en Brasil con el nivel que mostró la selección de Scaloni en la derrota por 2 a 0 ante Colombia. En la que en el primer tiempo no generó nada como para dar luz futbolística y en el segundo, cuando empezó a mostrar otra cara, llegaron los desacoples defensivos para ver a dos ex jugadores de nuestra liga convertir (Roger Martínez, ex Racing, y  Duvan Zapata, ex Estudiantes de La Plata). A eso le agrego que cuando el equipo perdía 2 – 0, faltando 12 minutos, el entrenador nacional decidió prescindir de Agüero (esto fue como desconectar a propósito todo para no tener electricidad en el conjunto) ingresando Matías Suarez en su lugar. Esto fue un grave error porque en el banco de suplentes tenía a Lautaro Martínez –podría haber hecho el 9 por 9 o hasta terminar con dos usinas ofensivas juntas con Lautaro y el Kun juntos-. Nada de esto sucedió y el arranque fue oscuro o decepcionante. 

No acepto que le echen “la culpa a Messi” porque no fue el responsable. Agrego algo, fue el único que intentó algo diferente en la cancha. Muchas veces marcado por dos, tres o cuatro colombianos para que no tenga espacio. Al 10 hay que rodearlo mejor y el once argentino debe tener más movilidad. Vi lentas las transiciones y con poca conexión entre los jugadores en el terreno de juego. 

También tenemos que aceptar que, como un todo, y no de manera individual, ya no somos esa potencia futbolística que supimos ser. Tenemos grandes jugadores que brillan en sus equipos, se destacan y son reconocidos en sus puestos, pero cuando juegan en la Argentina no se puede conformar como “equipo” que tenga juego y carácter. Eso es lo que se necesita para disputar encuentros contra un rival como Colombia que viene de procesos como el de Pekerman o el actuar, con un DT de basta experiencia como el portugués Queiroz, en la que mejoraron significativamente en los últimos años o contra el rival que sea.

El miércoles estaré en Belo Horizonte para el encuentro entre la Argentina y Paraguay que jugó con Qatar. Será el segundo compromiso en esta Copa América en la que deberán mostrar más asociaciones entre los componentes que sean parte del once.

Movilidad, entrega, juego y carácter (todo esto ya los había mencionado) para que las líneas se conecten más. Es fundamental que no se corten, la luz futbolística vuelva a aparecer y el apagón haya sido sólo un accidente porque si no la Argentina estará muy complicada para clasificar a la siguiente ronda.