Economía Viernes, 13 de diciembre de 2019

El activo que eligen hoy los inversores para apostar en pesos en la bolsa

En el último año, el volumen de cauciones se multiplicó por 7 veces y media. Desde julio, el volumen mensual supera los $ 200.000 millones

Por El Cronista especial para Los Andes

Las cauciones bursátiles vieron incrementado su protagonismo dentro de las operaciones en la bolsa local. A finales de 2018, el volumen en cauciones y pases representaba cerca del 10% del volumen total. En noviembre pasado, el volumen alcanzó el 24% del total y en el año 2019 alcanza el 19%. Analistas recomiendan el producto como herramienta para administrar la liquidez en pesos de los inversores, sin riesgo de reperfilamiento.

Las cauciones bursátiles son préstamos a muy corto plazo (usualmente entre 7 y 90 días) garantizados por el Mercado de Valores. Cuando vence la caución, el tomador repaga el préstamo más los intereses y recupera sus títulos. El colocador logra así una rentabilidad similar a la de un plazo fijo a un plazo más corto.

El volumen operado en noviembre en BYMA en cauciones alcanzó los $320.000 millones contra los $42.000 millones, lo que implica que el volumen de la caución bursátil creció un 660% en el último año. De esta manera, el producto pasó de ocupar el 10% del volumen total en BYMA al 24% actual.

Matías Roig, director de Portfolio Personal Inversiones (PPI) explicó que la caución bursátil es una especie de préstamo bursátil con garantía del mercado y con un historial crediticio prolijo y que, a 7 días actualmente ofrece una tasa de interés de entre 40 % y 41% anual, mientras que a 30 días se ubica entre 42% y 43% anual en promedio.

Si bien es real que las tasas están cayendo en sintonía con la tendencia del mercado, la caución es hoy una alternativa competitiva (aún considerando las comisiones del bróker) con lo que ofrece un plazo fijo tradicional, y que se ubica debajo del 40% anual. Una ventaja importante es su liquidez la cual es rápida, si es necesario recuperar lo invertido”, dijo Roig.

Por su parte, Juan Manuel Anciaume, Head Sales & Trading Argentina de Criteria coincide en cuanto a la conveniencia de posicionarse en cauciones en el actual contexto financiero.

Nos parece un instrumento apropiado para colocaciones de muy corto plazo, hasta 7 días. No hay un monto mínimo para colocar pesos en caución, por lo que cada cliente tiene libertad de colocar lo que su portfolio de pesos le permita”, señaló.

Incremento del volumen

El monto total impulsado por el interés en el instrumento se ha multiplicado por más de 7 veces en el último año, aunque tomó una dinámica aun mayor tras el reperfilamiento de Letes y Lecaps llevada a cabo por la gestión macrista.  Además, según datos provistos por Byma, desde julio, el volumen mensual supera los $200.000 millones mensuales y en noviembre, por primera vez, se superaron los $300.000 millones. Hasta el 10 de diciembre se operaron $119.000 millones, con un promedio diario de $17.000 millones. De mantenerse esta tendencia, el volumen de diciembre marcaría un nuevo récord.

Emilio Muiña, Sales & Trader de Grupo SBS señaló que luego del reperfilamiento de las letras del tesoro emitidas tanto en pesos como en dólares, la caución bursátil surgió como un reemplazo de instrumento de inversión en pesos de corto plazo, lugar que antes ocupaban las lecaps que perdieron toda credibilidad y atractivo para los inversores.

Gran parte de los participantes del mercado local canalizan sus excesos de pesos mediante la caución bursátil, siendo los plazos que concentran el mayor volumen de operaciones son a 1 día y a 7 días de plazo con tasas que rondan hoy en día el 38,5% y 41% respectivamente. Ahora bien, hoy por hoy, dado la tasa de interés que pagan las cauciones, la necesidad de renovar todos los días y los gastos asociados que tiene su operación, en algunos casos es conveniente canalizar los flujos de pesos cortos vía otro instrumento de inversión”, dijo Muña.

Con una visión similar, Mateo Reschini, research de LBO agregó que tiene sentido que hayamos visto un incremento en el volumen de cauciones debido a los eventos financieros en los últimos meses.

“Tras el final de las Lebac como instrumentos surgieron las Lecaps, que intentaron ocupar el lugar para posicionarse en pesos. Es decir, las Lecap era uno de los pocos instrumentos en pesos que había quedado y prácticamente desaparecieron tras el reperfilamiento. De esta manera, quedaron las cauciones, las cuales son una forma que tiene el agente de ofrecerle una tasa de interés en pesos a sus clientes de forma segura dado que están las garantías detrás, permitiendo administrar la liquidez en pesos. Nosotros venimos recomendando el producto ya sea como caución o bien como fondos comunes de inversión money market”, cerró Reschini.

Finalmente, desde BYMA destacaron que el volumen en cauciones creció, aunque a la vez, desde la compañía resaltaron que estaban preparados para recibir semejante incremento del volumen gracias a los trabajos realizados en los últimos años.

“El volumen de caución se duplicó tras el reperfilamiento. Como mencionamos, la concreción de nuestros proyectos operativos favoreció el incremento de volúmenes. Los inversores buscan hacer tasa para posicionarse en pesos y sin riesgo de sufrir un evento crediticio como pudo haber sido el reperfilamiento. Desde BYMA teníamos listos los sistemas para recibir un mayor volumen con una mayor cantidad de operaciones y con un monitoreo apropiado del riesgo”, dijo Alejandro Berney, director ejecutivo de Caja de Valores.

Por Julián Yosovitch