Policiales Viernes, 11 de octubre de 2013

Ejecutan en Vistalba a un matrimonio chileno investigado por narcotráfico

Investigadores de Mendoza y Chile seguían sus pasos en la provincia. Creen que llevaban varios días muertos. El hombre y su mujer fueron muertos de un tiro en la nuca.

Un matrimonio que era investigado en Mendoza y en Chile por delitos vinculados al narcotráfico, fue hallado hoy ejecutado a balazos en su casa de Vistalba.

Según los voceros, las víctimas fueron identificadas como Oscar Manuel Guzmán Peña, de 68 años, y Carmen del Pilar Honorato, quienes fueron hallados asesinados en su vivienda, situada en Aconcagua 2615.

Fuentes judiciales indicaron que, en base a la reconstrucción de los forenses, tanto el hombre como la mujer recibieron un disparo en la nuca estando arrodillados en el patio de la vivienda.

En mayo del 2003, Guzmán Peña y Honorato habían sido detenidos por personal de la Brigada Antinarcóticos de la Policía de Investigaciones chilena.

Según la prensa de ese país, Guzmán estaba sindicado como líder de una banda que pretendía instalar en la ciudad chilena de Peñalolén un laboratorio para procesar pasta base y convertirla en clorhidrato de cocaína de alta pureza, la que luego sería vendida en los mercados europeos.
En ese momento, la policía trasandina también detuvo a Carmen Honorato y a Oscar y Alejandro Guzmán, los dos últimos hijos del hombre asesinado.

Según las fuentes policiales, el matrimonio asesinado era investigado además en Mendoza por delitos vinculados al narcotráfico.

{fotorem:559223:fotorem}

Esta madrugada, la pareja fue encontrada por la policía y un amigo del hijo de ambos, quien vive en Chile y le pidió que fuera a ver qué sucedía con sus padres, con quienes no podía comunicarse desde hacía varios días.

El amigo, identificado como Matías Salomón, arribó a la casa y, al no ser atendido por nadie, y observar que las luces estaban encendidas y un televisor funcionando, decidió llamar a la policía.

Los efectivos ingresaron a la casa y encontraron a la mujer vestida con ropa de cama y tendida en la cama boca abajo en uno de los dormitorios, mientras que en un patio interno encontraron tirado en el piso al hombre, también sin vida.

Dado el estado de putrefacción de los cuerpos, los investigadores estimaron que las víctimas llevaban más de 72 horas muertas y por el nivel de violencia se presume que el móvil habría sido un ajuste de cuentas o un crimen por encargo.

El interior de la vivienda estaba todo revuelto y al parecer faltarían varios elementos, aunque los pesquisas descartan el móvil del robo.

En tanto en el garaje de la vivienda estaba el automóvil marca Renault Fuego dominio RRX-672 que pertenecería a Guzmán.

Ambos cadáveres fueron trasladados al Cuerpo Médico Forense, donde se realizarán las autopsias.

Interviene en la causa el fiscal de Delitos Complejos, Santiago Garay, y personal de la comisaría 47.