Espectáculos Sup. Cultura Viernes, 25 de octubre de 2019 | Edición impresa

Eat Art: obras para saborear

La francesa Dorothée Selz presenta una muestra única, donde une la pastelería y el arte visual.

Por Lorena Misetich - Especial para Espectáculos

Una experiencia de arte efímero, donde el espectador sea quien le otorgue el punto final a la obra y al proceso. El movimiento conocido como Eat Art, creado por Daniel Spoerri en la segunda mitad del siglo XX, es una expresión que continúa hasta nuestros días y que logra un ritual público fuera de lo común.

Bajo esta corriente la artista plástica francesa Dorothée Selz ha concebido parte de su obra, uniendo la pastelería gala con el arte plástico en esculturas y pinturas. Esta experiencia, organizada por la Alianza Francesa de Mendoza, se desarrollará hoy en el museo Carlos Alonso.

 

El color como fuente de cambio

Para Selz unir los alimentos con la experiencia artística no es algo nuevo. Desde la década del ’70, la escultora y pintora incursionó en este movimiento bajo su propio estilo, con lo que ha expuesto en varios países.

En su segunda visita a Mendoza brindará una charla sobre esta técnica y luego los asistentes podrán observar y degustar las obras. “La idea es cocinar panes que elaboraré junto con maestros pasteleros de Mendoza y les incorporo color. Son panes hechos de una manera clásica, pero le voy a añadir colorantes comestibles. Cuatro colores como el rosa fresa, verde, amarillo y azul. Solo cambia el aspecto físico del alimento”, detalla la artista.

 

Sin demasiadas pretensiones, Selz incorpora color y une texturas a sus obras utilizando alimentos cotidianos. “Me interesa cambiar la manera de ser de un alimento, con el gesto de cambiar el color se puede provocar un impacto. Por ejemplo el azul es un color especial en los alimentos y me interesa que el público se sienta seducido o tenga rechazo al comer un producto así”.

La intención principal de cada evento de Eat Art es compartir un momento de intercambio con el público e interpelarlo mediante el uso de los alimentos como expresión artística. 

A lo largo de su carrera, la artista francesa realizó instalaciones gigantes, happenings y muestras con pinturas y esculturas, sin desechar comida y respetando el valor fundamental de los alimentos.

“Es una experiencia que hago desde los años ’70 y lo interesante es que la comida puede ser un medio de comunicación, de intercambio y ofrenda con el público. Yo soy escultora y pintora, pero la cocina me interesó como ese acto. Siempre utilizo alimentos básicos y cotidianos, preparándolos de otro modo. Pero no es el producto en sí, sino el comportamiento de la gente ante la metamorfosis, o al color o a la manera de pensar el alimento. Y me interesaba ese ritual de comer, un acto social importante. Los alimentos son un lazo para ver más allá y hablar de otros temas”.

 

La ficha

Dorothée Selz en Mendoza

Día y hora: hoy, a las 19.30.

Lugar: Museo Carlos Alonso (Emilio Civit 348, Ciudad). Reserva previa a museoalonsomendoza@gmail.com (cupos limitados).