Espectáculos Jueves, 28 de marzo de 2019 | Edición impresa

Dumbo: llega otro clásico del cine infantil recreado por Tim Burton

La película de Disney es un prodigio visual del que, en esta nota, da cuenta Danny DeVito, uno de sus actores.

Por Pablo O. Scholz - Especial para Estilo

El veterano actor estadounidense Danny DeVito, quien interpreta a un ventajero pero de buen corazón dueño de circo en la adaptación al formato acción real del clásico de Disney “Dumbo”, que estrena en los cines argentinos este jueves, afirmó que la película “abraza el espíritu de la cinta original y al mismo tiempo le da nueva vida”.

“No recuerdo la primera vez que vi la película original, salió en 1941 y creo que la vi en los ‘50 cuando era sólo un niño. Es muy conmovedora y una de mis preferidas, tenía una hermosa animación; me encantaba ese tipo de dibujos animados cuando era chico”, 
dijo el actor, director y productor Danny DeVito, nacido en Nueva Jersey tres años después del estreno de “Dumbo”.

Gentileza

La cinta es la más reciente remake con actores de carne y hueso que la compañía del ratón Mickey hace de sus clásicos animados; un plan que sistematizó desde “Alicia en el país de las maravillas” (también dirigida por Burton) en 2010 y que este año tiene nada menos que tres estrenos con “Dumbo”, “Aladdin” y “El Rey León”.

 

Al igual que aquella “Alicia...”, la misión de adaptar el relato del elefante bebé de orejas gigantes que puede volar quedó en manos del particular estilo de Tim Burton. En su cuarta colaboración con Burton -tras “Batman vuelve”, “¡Marcianos al ataque!” y “El gran pez”-, el ‘gigantesco’ intérprete de 1,47 mts de estatura encarna a Max Medici, el dueño del circo que cuenta con el elefante volador como atracción principal.

- ¿Qué recuerda de la “Dumbo” animada?

- Mis primeros recuerdos de la película vienen ya con mis hijos, porque tengo tres y a lo largo de los años se las pasamos muchísimas veces.

- Si bien existía en la película de 1941 el dueño del circo, era un personaje sumamente subdesarrollado, apenas una viñeta. Sin casi tener un punto de partida ¿cómo compuso a su Max Medici?

- Max es muy diferente al tipo de la cinta original. Básicamente nos enfocamos en la idea de que el circo es como una familia y él es como un padre para todos. Tiene a gente de todas partes del mundo; de Sudamérica, de Asia, de Italia, de Europa del Este.

Gentileza

- ¿Qué lugar ocupa en esa familia el elefante volador?

- Cuando llega luce diferente y es apartado, entonces adopta la imagen de este enanito tierno y gracioso para ser aceptado. Por supuesto, con un poco de ayuda de sus amigos se acepta a sí mismo y a sus poderes, que son las cosas que lo hacen raro y diferente.

Se da cuenta de que puede usar eso que lo diferencia de los demás para sentirse seguro en la vida, para ganar confianza en sí mismo.

- Esta no es su primera colaboración con Tim Burton. ¿Qué puede decir del estilo que propone?

- Él es un artista visual, adopta la historia y la cuenta de una forma única. Me encanta verlo trabajar, me gusta estar en el set con él, me gusta colaborar con él; básicamente ver lo que puede dibujar con todos los colores que tiene a disposición, que son las personas en sus películas. Y realmente dio un paso hacia adelante en esta, realmente le dio en el clavo.

 

- ¿Qué aporte le hace a este clásico?

- Una película como esta, con temas como la aceptación, la autoestima y la confianza en uno mismo, se la das a Tim Burton, que es un artista, y la hace volar al siglo XXI.

Gentileza

- ¿De qué forma esta nueva versión recupera el espíritu de la cinta original?

- Creo que abraza el espíritu de la “Dumbo” original, al mismo tiempo que le da una nueva vida.

Esta es una película de acción real, a la que se agregan novedades como el circo de Max Medici, los personajes de Michael Keaton o Colin Farrell. El filme original era un lienzo sobre el que trabajar y Tim Burton saca provecho de él y lo hace muy bien.

Los detalles de uno de los filmes del año

¿A qué otro cineasta de Hollywood podría atraerle rodar una película sobre un elefante con orejas enormes, y que vuele, que no sea Tim Burton? Burton se especializa en pensar, retratar y hacernos amar personajes estrafalarios, fuera de lo común o freaks.

Tal vez por ello Disney fue tras el director de “El Joven manos de tijera”, que hizo sus primeros trabajos de animación en los estudios Disney. O tal vez porque su versión de “Alicia en el país de las maravillas” para el estudio del Ratón fue un éxito.

Como sea, hoy se estrena “Dumbo”, una versión que se anuncia mucho más extensa que el clásico original de Disney, que data de 1941.

Partamos de la base de que la película, el cuarto largometraje animado de Disney tras “Blancanieves y los siete enanitos”, “Pinocho” y “Fantasía”, no sólo fue la más barata (800.000 dólares, la mitad que Blancanieves) sino que fue concebida para paliar los fracasos de taquilla de “Pinocho” y “Fantasía”. Con sus escasos 64 minutos, la RKO no quería estrenarla y le pidió a Disney que la acortara o alargara.

 

Se estrenó igual, y si no fue más exitosa se debió al inmediato ingreso de los Estados Unidos a la Segunda Guerra Mundial. 

Otros personajes

“Dumbo” es uno de los mejores filmes de animación de Disney. El elefante de las enormes orejas no hablaba, igual que su mamá (sí las otras elefantes, que le hacían bullying). Era una película corta (64’), adorable y sencilla.

La canción “Baby mine” fue candidata a un Oscar, que no ganó. “Dumbo” sí se llevó el premio a la mejor música, y en Cannes, que era un festival distinto al de hoy, ganó el premio al mejor “diseño animado”.

Basada en el libro homónimo de Helen Aberson -ilustrado por Harold Pearl-, la trama era brevísima, y Burton y su guionista Ehren Kruger (escribió “Scream 3”, dos de las de “Transformers” y las dos remakes estadounidenses de “The Ring”: rarísima elección) decidieron expandirlo.

Ya no es simplemente la historia del elefantito que se ve separado de su madre, que lo defiende del bullying que le hacían otras elefantas en el circo y unos chicos, y que tiene como mejor amigo al ratoncito, Timothy -destrozando el mito de que los elefantes les temen-.

Asique quienes amaron “Dumbo” y juntaron uno y más peluches, prepárense. No es que “Dumbo” no vuele, pero ante la mínima presencia de personajes humanos en el filme original (el dueño del circo y los espectadores), la versión con actores de 2019 no sólo dura casi el doble sino que incluye personajes con historias propias, como los de Colin Farrell, que era estrella del circo hasta que se enrola para pelear la Primera Guerra Mundial.

 

Al regresar, sin su brazo izquierdo, el dueño del circo (que ahora se llama Medici, y no Casey Jr.) le encarga cuidar a los elefantes. Así que tenemos a Holt Farrier, sus dos hijos, el dueño del circo (Danny DeVito) más otros muchos personajes circenses, y un empresario malvado (Michael Keaton), sus ayudantes, un banquero (Alan Arkin) y una trapecista (Eva Green).

La música es del habitual colaborador de Burton, Danny Elfman, pero no se preocupen que los temas principales, aquellos como “Baby mine” y “When I see an elephant fly” están. Eso sí que está.
 

También en las salas mendocinas

La guarida del lobo: Gastón Pauls, en pantalla

En su huida hacia Chile, un hombre accidentado en la ruta se cruza con un solitario y veterano criador de perros, que le da auxilio, y pacta con él para que le enseñe a manejar trineos, pero un suceso cambiará para siempre el destino de los dos: el del misterioso forastero y el montañés dueño de aquella cabaña y paraje.

La película está dirigida por Alex Tossenberger e interpretada por Gastón Pauls.

La rebelión: los alienígenas invaden Chicago 

Un barrio de Chicago, casi una década después de haber sido ocupado por una fuerza extraña, es un estado de vigilancia moderno con las amenazas constantes de una comunidad que supone vivir dentro de una sociedad autoritaria. Ese es el campo de batalla de “La Rebelión”. 

El filme, dirigido por Rupert Wyatt, tiene un elenco de estrellas como John Goodman, Ashton Sanders y Jonathan Majors.

Las herederas: lo que queda del brío

La vieja y elegante casa que Chela y Chiquita comparten en Asunción desde hace décadas, sintetiza ese paso del tiempo que corroe las esperanzas, los afectos y los sueños.

Ante las dificultades económicas, Chiquita contrae deudas, vender muebles y antigüedades heredadas.

Todo cambia entre las dos cuando Chiquita es enviada a prisión.

La película es ganadora Iberoamericana del Graba y aclamada en Berlín.