Sociedad Viernes, 1 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Dos propuestas ambientales locales compiten en la NASA 

Se trata de “TrashWhale” y “Avengers of Earth” que buscan mitigar el impacto de la contaminación.

Por Federico Fayad - ffayad@losandes.com.ar

TrashWhale y Avengers of Earth son dos propuestas generadas por equipos mendocinos que buscarán ser seleccionados por NASA. Ambas iniciativas, aunque diferentes, tienen un marcado perfil que busca cuidar el medio ambiente a partir de ideas creativas. 

Vale decir que ambos proyectos superaron la etapa regional del concurso NASA Space Apps Challenge, que tuvo su segunda edición en Mendoza y fue coordinado por The Mars Society Argentina. 

 

El concurso consistió en una hackathón (encuentro de programadores cuyo objetivo es un desarrollo colaborativo de software o hardware) con la idea de armar proyectos para solucionar algunos de los 25 desafíos planteados por la NASA y relacionadas a la vida en la Tierra y el espacio. 

En diciembre se define si estos proyectos quedan seleccionados entre los 30 mejores del mundo. | Marcelo Rolland / Los Andes

Así, entre el 17 y el 19 de octubre en el Mendoza TIC Parque Tecnológico, una veintena de equipos compartieron una experiencia creativa e inspiradora entre computadoras, libros, realidad virtual, impresión 3D, juegos y mates. Una experiencia que se desarrolló en simultáneo con otras 200 ciudades del mundo.

 

El 1° puesto fue para el equipo TrashWhale en la categoría “Impacto galáctico” por la invención del Bio-Trashwhale: un submarino no tripulado inspirado en el tiburón ballena, y diseñado para la recolección de micropartículas de plástico de los océanos.

Por otro lado, Avengers of Earth ganó en la categoría “Mejor concepto de misión” con su proyecto de lucha para contrarrestar el cambio climático, a partir de un dron que escanea la superficie terrestre y envía una señal a un laboratorio móvil que puede analizar la composición de la tierra y plantar semillas.

Lo interesante es que no sólo fue una competencia que convocaba a desarrolladores de tecnología profesionales y universitarios sino también a estudiantes de escuela secundaria y todo el que estuviera dispuesto a trabajar de manera colaborativa. 

 

Así, tras una difícil y larga votación, donde fueron evaluados la creatividad, originalidad, viabilidad, presentación y nivel de desarrollo, un jurado de científicos y experimentados profesionales eligió a los dos equipos que continúan en la competencia internacional.

La ballena basurera

Los autores de TrashWhale, que además ganó el premio “People´s Choice”,  son Enzo Romero (22), Luciano Lima Cabanillas (22), Martín Aguilar (20), Mario Bustillo (17), Julieta Vejling (20) y Elías Barbero (19). 

 

“Nuestro proyecto es un submarino que recolecta microplásticos de la isla de la basura que está en el Pacífico norte (uno de los desafíos planteados por la NASA). Es un plástico muy nocivo porque ya está en descomposición y pone en riesgo a la fauna y a la cadena alimenticia”, dijo Enzo. Los miembros del grupo explicaron que eligieron una ballena eléctrica pensando en el modelo del tiburón ballena, que recoge krill. “No teníamos mucha conexión con lo ambiental, pero esto fue un incentivo, hemos investigado y estamos preocupados”, dijeron los representantes de este equipo. 

Para terminar, advirtieron que la intención es recolectar más información con los sensores de la TrashWhale para que la búsqueda sea más eficiente.. 

Siembra

El “instrumento” pensada por el segundo equipo ganador busca contrarrestar el cambio climático. En realidad se trata de dos piezas, un dron que analiza la tierra y un vehículo que, en caso de ser necesario, va resforestando la tierra. “Planta semillas en lugares que pueden llegar a ser inaccesibles para las personas”, señaló Luciana Della Perriera (20). 

 

Junto a ella participaron Kevin Alcalde (21), Abel González (24), Nicolás Paganini (25), Iván Arias (21), Soledad Chinigioli (28), Gisela Griffone (16) y Gabriel Yudewitz (21). “Lo bueno es que cada uno aportó desde sus conocimientos. Desde el diseño industrial, la ingeniería electrónica, la robótica, la biología y hasta el inglés. Todo suma”, explicó Kevin. 

Además, comentaron que gracias a su iniciativa están en consideración del gobierno de Mendoza para participar de un proyecto de incubadora (para la creación de una pequeña empresa). “También creemos que se puede implementar a nivel agrícola en Mendoza, como una forma de contribuir con la siembra”, aseguraron.

 

Lo que viene

De la competición local surgieron dos equipos ganadores que pasan a la fase internacional, para competir con todos los demás países. Habrá entonces una preselección de 30 proyectos que seguirán en carrera y luego se seleccionarán a los 6 mejores. La preselección se conocerán en diciembre, mientras que los seis ganadores se revelarán en enero.  En 2018, un equipo en Rosario ganó la fase local y la internacional, gracias a esto fueron invitados al centro espacial John F. Kennedy, en Cabo Cañaberal, para presenciar desde una posición privilegiada el lanzamiento del un Falcon 9 de SpaceX.  Para evaluar los proyectos, que deben ser presentados en videos de 30 segundos, la Nasa tiene en cuenta aspectos tales como el uso de la ciencia, el impacto galáctico, el mejor uso del hardware, el uso de los datos, lo motivacional y el mejor concepto de misión.