+ Deportes Martes, 3 de diciembre de 2019 | Edición impresa

Doping (+): consecuencias extremas por su uso

El dopaje es la utilización de cualquier método o sustancia prohibida que es peligrosa para la salud.

Por Analía Cuccia Baidal - acuccia@losandes.com.ar

“La cultura de ganar a toda costa en todos los deportes, en todos los niveles, y la tentación de utilizar drogas para mejorar el rendimiento y engañar a su competidor, no está limitado por el género”, sostuvo Annie Skinner, portavoz de la Asociación Antidopaje de Estados Unidos, en una entrevista desarrollada por Diosas Olímpicas en mayo de 2017. Pero cómo ha afectado este consumo de anabólicos, hormonas, estimulantes y otros métodos prohibidos en los deportistas, fundamentalmente en mujeres, que es a lo que ELLAS quiere apuntar.   

Para profundizar un poco más en el tema, dialogamos con la profesora y doctora Mónica Napoli, médica Toxicóloga de Buenos Aires y directora de Hablemos de Doping y Adicciones. 

 

La especialista aclaró que “existe una lista de sustancias y métodos prohibidos que se actualizan todos los años. Entre ellos se encuentran los anabólicos, hormonas, estimulantes, etc., y otros métodos que el común de la gente desconoce, como el uso de hormonas durante el embarazo”.  

Así es. El extremo de una deportista de embarazarse para aumentar su capacidad de rendimiento físico y sacar ventaja es otras de las ilimitadas acciones de los deportistas por sacar rédito.  

 

Aprovechan los primeros meses de la gestación por el aumento de energía proporcionada por las hormonas que produce el cuerpo. Y luego abortan. Pero el tema es que no hay nada escrito, no se ha documentado con antecedentes comprobados de las actuaciones ilegales. Nadie labró un acta para que conste que cometió ese ilícito, son cuestiones que se saben pero no se han podido constatar”, comentó Napoli. 

En los ‘70 y ‘80 muchas deportistas fueron alentadas u obligadas a quedarse embarazadas antes de competir para aprovecharse de esta subida de hormonas y posteriormente a abortar. Es una técnica muy peligrosa y arriesgada para la salud mental y física de la mujer, aseguran en “Encrucijada del aborto como forma de dopaje”, en el sitio mencionado.  

 

Previo a los Juegos Olímpicos de 1968, en la Ciudad de México, a dos de las 15 integrantes del equipo de gimnasia artística de la ex URSS (Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas) se les pidió quedar embarazadas o serían eliminadas del equipo. Después de 10 semanas de gestación, se les realizó un aborto. Pero no hay evidencia de que esto se hizo, confió Giselher Spitzer, sociólogo alemán e historiador contemporáneo del deporte y políticas deportivas, y quien forma parte de especialistas en el Instituto de Sports Science. 

Efectos del embarazo

Hay dos, que durante esta etapa, la mujer optimiza su capacidad física: el aumento de glóbulos rojos le dan al cuerpo una mayor cantidad de oxígeno a sus músculos. El corazón se hace más grande, por lo tanto, también aumenta el caudal de oxígeno.

 

¿Y los cambios hormonales?: “El estrógeno y progesterona cambian el metabolismo y ayudan a descomponer grasas para obtener más energía (se aferran a sus reservas por más tiempo) en lugar de hidratos de carbono”.  

Ahora bien, cuando una deportista quedó embarazada sin la intención de hacerlo por ventaja, vale el reconocimiento por ser parte de su vida saludable durante su plenitud deportiva. Tales son los casos, por ejemplo, de Serena Williams, quien estaba de 20 semanas de gestación cuando ganó el Australian Open. O Cristina Cegri, que en 2017 hizo podio en levantamiento de pesas olímpico en varias competencias estando de 8 semanas de embarazo.    

 

Resultados penosos

Las sustancias ilegales utilizadas por los deportistas están identificadas y publicadas por la Agencia Mundial Antidopaje -WADA (por sus siglas en ingles: World Anti-Doping Agenct)-. Las mismas no solo causan problemas de salud a quienes las consumen, sino también a sus generaciones posteriores. Los hijos de los atletas de la extinta República Democrática Alemana (RDA) que abusaron de un sistemático doping, se vieron afectados por el uso de los anabólicos esteroides consumidos por sus padres, según se detalla en el informe de la Universidad Humboldt de Berlín. 

Para el estudio se encuestó a 52 deportistas (24 mujeres y 28 hombres), nacidos en los años ‘50, ‘60 y ‘70, que participaron en el programa de doping. La mitad de las damas tuvo problemas ginecológicos, por lo que la probabilidad de sufrir un aborto fue de 32 veces mayor de lo normal. En tanto que uno de cada 10 hijos de estas deportistas vino al mundo con alguna incapacidad y uno de cada cuatro, sufre alergias. También se registraron niños con deformidades.  

 

“Se engañó sistemáticamente a los deportistas, a quienes los entrenadores afirmaban se les administraban vitaminas y minerales”, explicó uno de los autores del estudio, el ya citado Giselher Spitzer. En el mismo sentido, cabe recordar que la hija de la ex nadadora alemana Jutta Gottschalk, medallista en los ‘80, nació ciega, como así también, hijos de otros atletas presentaron diferentes problemas de salud. 

Florence Griffth- Joyner. La velocista norteamericana murió a los 38 años a raíz de una apoplejía cerebral.

Los antecedentes de deportistas profesionales que, tras consumir sustancias prohibidas, debieron retirarse o muchos conocieron la muerte. Un caso fue el de Fannie Barios, pesista venezolana que alcanzó sus metas antes de morir. O el de Florence Griffth-Joyner, plusmarquista de Seúl 1988. La velocista norteamericana falleció a los 38 años a raíz de una apoplejía cerebral. Las especulaciones sobre su deceso giraron en torno al uso de esteroides y su performance en aquellas Olimpíadas, en donde consiguió tres medallas de oro, una de plata y dos récords mundiales en 100 y 200 metros. 

 

Un suceso no drástico, pero fuerte, es el de Heidi Frieger, lanzadora de peso, víctima de la administración masiva de Oral Turinabol. Su mayor logro fue un oro en el Europeo de Atletismo (1986, en Stuttgart). Comenzó a ingerir su “vitamina” a los 15 años y le produjo un desequilibrio en su organismo. A los 24 años se retiró tras su oro en un Mundial, por fuertes dolores de articulaciones. Tras una serie de situaciones sociales y personales, decidió cambiarse de sexo. 

Heidi Frieger. Decidió cambiarse de sexo tras su retiro del atletismo.

¿Cuál es la situación en la Argentina?

Aquí volvemos a retomar los fundamentos de la doctora Mónica Napoli, quien sostiene que para revertir las adicciones que a veces terminan ocurriendo en los deportistas es “con tratamientos, porque se tratan de síntomas multicausales y requieren de tratamientos interdisciplinarios”.   

 

Las competencias en nuestro país no escapan de tener estos relevamientos y los doping positivos se dan.  

-¿Tienen un porcentaje de deportistas que dieron positivo durante una competencia en la Argentina?  

-Según nuestros registros, un tres por ciento son los deportistas que dieron positivo. Y el ciclismo es uno de los deportes con mayor cantidad de casos positivos. 

-¿Y qué recomendaciones das desde el punto de vista médico? 

-La prevención en las adicciones y en el doping. Y en este último caso, la prevención terminará con el intento de ganar a toda costa. Justamente, nuestra página de Facebook “Hablemos de Doping y adicciones” está al servicio de quienes buscan asesoramiento a profesionales, deportistas y otras personas de ese entorno.

 

Efectos secundarios 

Ambos sexos: Ictus, coágulos de sangre – Acné severo en cara y espalda – Aumento de la TA y enfermedades del corazón – Calvicie – Problemas de crecimiento – Psicológicos: manías, delirios, furia y agresión – Náuseas, problemas gastrointestinales – Muerte súbita – Daño hepático – Tumores primarios – Problemas urinarios – Intoxicación por exceso de dosis – Incremento del riesgo de lesiones en tendones y dolor articular.

Mujer: Aumento del vello facial y corporal – Virilización de la voz – Reducción del contorno del pecho – Problemas menstruales – Hipertrofia del clítoris.

 

Varón: Dolor de cabeza – Cáncer de mama – Hipogonadismo – Impotencia – Atrofia testicular – Reducción del número de espermatozoides de sexo.

Los 10 casos más famosos de doping positivos

1- Solange Witteveen. Argentina, especialista en salto en alto, suspendida por dos años tras el Sudamericano en Manaos. 

2- María Sharapova. La tenista rusa ganó 4 Gran Slam. Positivo en el Abierto de Australia 2016. Parada por 15 meses. 

3- Marion Jones. Atleta con tres medallas de oro y dos de bronce en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. En 2007 confesó que su ex entrenador le dijo que la sustancia que estaba consumiendo eran semillas de lino.  

4- Marta Domínguez. Campeona mundial de 3.000 mts con obstáculos. Le encontraron inyectables y varios frascos sin etiquetar en su casa, y recibió el cargo de suministradora que le imputó la Guardia Civil. 

5- Susanne Pumper. Maratonista austríaca que fue sancionada con dos años por dar positivo en un control antidoping. Siempre lo negó. 

 

6- Martina Hingis. Tenista suiza, de origen checoslovaco y ex N°1. Fue acusada de consumir cocaína, dio positivo en Wimbledon. Luego anunció su retiro del tenis profesional.  

7- Katrin Krabbe. Un control la sorprendió en Sudáfrica, en enero de 1992. Se le detectó clembuterol y fue sancionada con cuatro años.

8- Juana Arrendell. Perdió su medalla de oro tras dar positivo de estanozolol. 

9- Genevieve Jeanson. Dos títulos en el Mundial juvenil 1999 y olímpica en Sydney 2000. Suspendido 10 años tras admitir el consumo de eritropoyetina (EPO)  

10- Svetlana Podobedova: La kazaja, oro en Londres 2012, tuvo que devolver su medalla por consumo de anabolizante estanozolol. Las otras dos atletas en el podio, la rusa Zabolotnaya y la bielorrusa Iryna Kulesha, también fueron penadas.